Venezuela ha tomado medidas para enfrentar el fenómeno climatológico El Niño que afecta los niveles de los embalses del país, particularmente el de la central de Guri que aporta más de 60 por ciento a la demanda eléctrica nacional de 17.500 MW, según reportes de prensa local.

La central hidroeléctrica de Guri no alcanzó en 2015 su nivel óptimo de llenado porque no ha llovido lo suficiente en la cabecera del río Caroní.

Esto significa que habrá menos generación de energía desde Guri al sistema eléctrico nacional, lo que obliga a utilizar más electricidad proveniente de las plantas de generación térmica, dijeron las fuentes.