Panamá ha anunciado que en el segundo semestre del año no se registrarán aumentos en la tarifa eléctrica debido a la baja en el precio del combustible, según un reporte de la Agencia de Noticias de Panamá.

El anuncio  también marca la rebaja en el subsidio que el Estado da anualmente.

“Aprovechando la rebaja del precio de los hidrocarburos, se podrá también focalizar mejor el subsidio eléctrico”, destacó Roberto Meana, administrador general de la ASEP.

En 2014, el subsidio eléctrico costó US$400 millones, y con los ajustes aprobados para el segundo semestre se proyecta un costo de US$62 millones, según la nota de prensa.