16 de agosto 2011 – La empresa brasileña Braxenergy quiere competir en la próxima subasta de energía nueva con un proyecto que combina energía solar y biomasa. Sin embargo, a originalidad del proyecto puede costarle caro a la compañía, reporta Energias Renovables.

La participación de Braxenergy depende de un acuerdo con la Empresa de Investigación Energética (EPE) que vetó la participación del proyecto en el concurso porque asegura que las reglas no permiten el uso de plantas solares.

EPE asegura que su uso “limita la contratación de los parques eólicos, biomasa, pequeñas centrales hidroeléctricas y termoeléctricas a gas natural,” según la nota de prensa.

Para más noticias de Latinoaméra.