Se asegura el suministro eléctrico

Con una primera subasta que garantiza 438 MW de capacidad, Colombia se prepara para una segunda ronda donde entraràƒ¡n a jugar las grandes centrales hidroeléctricas

Terminada la primera subasta de energàƒ­a y preparada la segunda para arrancar el 25 de junio, todo parece indicar que Colombia seràƒ¡ un mercado auto suficiente en su oferta de energàƒ­a eléctrica. Ademàƒ¡s su posible excedente le brinda oportunidades a futuro para exportar a otros mercados, principalmente a Centroamérica a través de Panamàƒ¡, ya que sus exportaciones eléctricas a Ecuador, muy lucrativas hasta 2006, han sufrido una deceleraciàƒ³n en los àƒºltimos dos aàƒ±os.

Durante el mes de mayo se celebràƒ³ en Colombia la primera subasta de energàƒ­a eléctrica para garantizar el suministro hasta 2013 sin que haya peligro de racionamiento y con una oferta de precios lo màƒ¡s competitiva posible. Ocho empresasà‚—de forma anàƒ³nima para evitar conspiraciones en el precioà‚—presentaron sus propuestas para la construcciàƒ³n y puesta en marcha de hasta 10 proyectos que sumaban 1.208 MW en total. Ademàƒ¡s, los ofertantes debàƒ­an realizar una oferta de precios por energàƒ­a suministrada que fuese competitiva, pues esta nueva capacidad instalada sàƒ³lo se requeriràƒ¡ en momentos de falta de energàƒ­a.

Click here to enlarge image

La subasta iniciàƒ³ con precios de 26 dàƒ³lares por MW/h, cifra que fue disminuyendo considerablemente a medida que avanzaba la subasta al haber un excedente de hasta tres veces en la oferta en cuanto a capacidad de generaciàƒ³n con respecto a la demanda requerida. Ya desde el primer dàƒ­a, la empresa encargada de administrar el mercado mayorista de energàƒ­a eléctrica, declaraba que los precios debàƒ­an bajar sustancialmente hasta equiparar oferta con demanda.

Después de varios dàƒ­as y seis rondas, tres proyectos que suman un total de 438 MW de nueva capacidad de generaciàƒ³n mantuvieron sus ofertas y deberàƒ¡n iniciar sus operaciones a partir de 2012, cuando se inician sus contratos de venta a 20 aàƒ±os vista. Se estima que la inversiàƒ³n conjunta de estos tres proyectos rondaràƒ­a los 350 o 400 millones de dàƒ³lares. El precio quedàƒ³ finalmente fijado en 14 dàƒ³lares por MW/h, muy por debajo de los 26 dàƒ³lares con los que se iniciàƒ³ la subasta. Esta reducciàƒ³n demostràƒ³, segàƒºn agentes del sector, la competitividad del mercado y su atractivo para nuevas inversiones en materia de energàƒ­a eléctrica, màƒ¡s teniendo en cuenta la garantàƒ­a de una facturaciàƒ³n constantes durante dos décadas.

Analistas del sector apuntaban que el precio establecido en este primera subasta seràƒ­an, sin duda, el referente para la nueva subasta a finales de junio y que debe garantizar el suministro de energàƒ­a a màƒ¡s largo plazo.

El modelo de subasta anàƒ³nima, cuyo resultado ha sido catalogado de exitoso por las autoridades, fue impulsado por el Ministerio de Energàƒ­a y Minas y concebido por la Comisiàƒ³n Reguladora de Energàƒ­a y Gas (CREG) con vistas a incentivar la inversiàƒ³n en proyectos de generaciàƒ³n.

Las centrales que se construiràƒ¡n para satisfacer la demanda de energàƒ­a hasta 2013 seràƒ¡n: Amoyàƒ¡ con 78 MW de Isagén, la térmica a carbàƒ³n con 150 MW de Gecelca y la térmica de combustibles làƒ­quidos con 210 MW Poliobras.

El proyecto hidroeléctrico del ràƒ­o Amoyàƒ¡ se encuentra en el municipio del Chaparral, departamento de Tolima. Esta central constaràƒ¡ de un tàƒºnel de carga de 8,7 kilàƒ³metros de longitud, una caverna de màƒ¡quinas con los transformadores y dos grupos de generadores Pelton y un tàƒºnel de descarga de 2,8 kilàƒ³metros de longitud. Isagén, propietaria de la central, espera hacerse cargo de la financiaciàƒ³n total del proyecto con recursos propios.

Por su parte, la empresa Gecelca construiràƒ¡ la central térmica de 150 MW en el municipio de Puerto Libertador, Càƒ³rdoba. La central requiere una inversiàƒ³n de 200 millones de dàƒ³lares y utilizaràƒ¡ el carbàƒ³n como combustible. Precisamente la central estaràƒ¡ ubicada en uno de las regiones màƒ¡s ricas en carbàƒ³n de Colombia, paàƒ­s que cuenta con una de las mayores fuentes de este recurso en Latinoamérica. La empresa de generaciàƒ³n Gecelca cuenta con un parque de generaciàƒ³n en este mercado de de 1.327 MW.

Y con la energàƒ­a garantizada hasta 2013, Colombia se prepara para una segunda subasta que debe sentar las bases para asegurar la energàƒ­a para los pràƒ³ximos 15 aàƒ±os, por lo menos. Es por ello que en la segunda subasta a finales de junio se esperan dos tendencias: que se ofrezcan grandes centrales hidroeléctricas y precios de energàƒ­a inferiores a los 14 dàƒ³lares establecidos en la primera subasta.

Una de las centrales que se espera entre a competir en esta subasta es Pescadero Ituango, propiedad de Empresas Pàƒºblicas de Medellàƒ­n (EPM). Sin embargo, esta gran central hidroeléctrica no estaràƒ¡ sola, pues se espera que también entren a concurso las centrales hidroeléctricas Quimbo con una capacidad instalada de 400 MW y que estàƒ¡ siendo evaluada por la empresa Emgesa, filial de Endesa Internacional, y la central Somagoso de la empresa generadora Isagén.

Una gran central

Como muchos otros paàƒ­ses de la regiàƒ³n, Colombia abastece sus necesidades de energàƒ­a eléctrica mediante centrales hidroeléctricas. Este mercado cuenta con una capacidad instalada de algo màƒ¡s de 13.000 MW de los cuales un 67 por ciento proviene de la hidroelectricidad. En cuanto a capacidad térmica, Colombia cuenta con unos 4.200 MW de capacidad utilizando varias fuentes. Sin embargo, y a pesar de contar con grandes reservas de carbàƒ³n, Colombia àƒºnicamente cuenta con 700 MW de capacidad instalada utilizando este combustible térmico.

Antes de la subasta celebrada esta semana y que garantiza la adiciàƒ³n al sistema de màƒ¡s de 400 MW, Colombia lleva varios aàƒ±os sin aumentar pràƒ¡cticamente en nada su parque de generaciàƒ³n y en algunos momentos su capacidad se ha visto reducida sensiblemente debido al cierre de algunas plantas de mayor capacidad que las que entraban en funcionamiento. En los àƒºltimos aàƒ±os las nuevas adiciones al sistema han sido hidroeléctricas de pequeàƒ±o tamaàƒ±o, siendo una de las de mayor envergadura la central Las Calderas de 26 MW de capacidad y que entràƒ³ en funcionamiento en 2006.

Esta realidad estàƒ¡ por sufrir un importante giro a partir del 25 de junio, pues en dicha subasta se espera que los grandes proyectos entre a concurso donde destacaràƒ­a la participaciàƒ³n, casi asegurada, de la central hidroeléctrica Pescadero Ituango, el àƒºltimo gran proyecto que se pondràƒ­a en marcha en este mercado.

Esta central, que seràƒ¡ una de las mayores del paàƒ­s, se encuentra en el departamento de Antioquia en la desembocadura del ràƒ­o Ituango y a unos 170 kilàƒ³metros de Medellàƒ­n. Pescadero Ituango contaràƒ¡ una vez finalizado con una capacidad instalada de 1.800 MW para producir una energàƒ­a media de 11.000 GWh al aàƒ±o. El equipo central de la hidroeléctrica contaràƒ¡ con cuatro turbinas que generaràƒ¡n 438 MW, cuatro generadores que produciràƒ­an entre 16.5 y 29 kilovatios, dos puentes gràƒºa con capacidad de 400 toneladas y 13 transformadores con capacidad de 152 MW y un voltaje de 500 kilovatios.

Se estima que para llevarse a cabo se requeriràƒ­an casi 1.400 millones de dàƒ³lares. El tiempo de construcciàƒ³n estimado es de unos seis aàƒ±os.

La empresa propietaria de la central, EPM, es una de las generadoras màƒ¡s grandes del paàƒ­s con 15 centrales que suman una capacidad instalada total de 2.574 MW. La central Pescadero Ituango aumentaràƒ­a significativamente su capacidad de generaciàƒ³n situando a esta empresa como la de mayor tamaàƒ±o en ese mercado, hecho que podràƒ­a suceder para 2010 cuando se espera entre en operaciàƒ³n la central Porce III con una capacidad de 660 MW y una inversiàƒ³n de unos 900 millones, 200 de los cuales provienen de Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Por el momento la mayor empresa generadora del paàƒ­s es Emgesa con 11 plantas que suman 2.912 MW de capacidad.

Este dinamismo en el sector de generaciàƒ³n en Colombia se convierte en un referente para otros mercados necesitados de nueva inversiàƒ³n en sus matrices de generaciàƒ³n a través de centrales que aprovechen los recursos propios del paàƒ­s. Ahora, con la energàƒ­a casi asegurada para la pràƒ³xima década, Colombia puede planear con tranquilidad su futuro a largo plazo, donde se podràƒ­an incluir incentivos especiales para fuentes de energàƒ­a no convencionales como la eàƒ³lica o la geotérmica.

No posts to display