La empresa brasileña Santo Antonio Energia, operadora de la central hidroeléctrica de Santo Antonio, negocia con el gobierno brasileño incrementar la producción de esa planta con 150 MW más.

El diario ‘Folha de Sao Paulo’ destaca que para alcanzar esa capacidad de generación será necesario que las 50 turbinas instaladas en la central operen a pleno rendimiento. Actualmente sólo funcionan 32 de ellas. Se espera que las 50 turbinas estén plenamente operativas en noviembre de 2016.

El aumento de la generación eléctrica permitiría enfrentar los problemas de abastecimiento en momentos de sequía.