Brasil está en riesgo de déficit de producción de energía en horas picos y de un racionamiento en la próxima década, según estimaciones oficiales.

Un estudio oficial ha identificado posibilidades cada vez mayores de un déficit en la atención de la demanda de energía en horarios de punta, preocupante de cara al futuro.

El déficit para atender los horarios pico podría llegar a casi 11.000 MW de potencia en el segundo semestre de 2024, según el Plan Decenal de Energía, que guía el planeamiento del sector eléctrico en el país para el período 2015-2024.

Esto equivale casi a la misma cantidad que Brasil contrata de Itaipú Binacional, incluida la parte de energía que corresponde al Paraguay, según reportes de prensa.