15 de diciembre 2010 – Perú busca dar abasto al incremento de la demanda energética en el país con la construcción de dos líneas de transmisión.
 
La primera es la de 500 kV Zapallal-Trujillo, que tendrá una capacidad de 600 MW.

 

Dicha línea ha sido concedida al grupo colombiano ISA a principios de este año por un período de 30 años, que es lo que tardará en construirla.
 
De acuerdo al Ministerio de Energía y Minas, la construcción de la línea de 530 km y las subestaciones asociadas tardará 30 meses.
 
ISA se adjudicó el contrato en noviembre del 2009, después de ofrecer un costo de servicio por año de US$25.8m.
 
Por otro lado, los problemas de financiamiento debido a la crisis financiera han forzado a la española Isonor solicitar la postergación por 18 meses el plazo del inicio de las obras de la línea de transmisión eléctrica Machu Picchu-Cortaruse.
 
Para más noticias de Latinoaméra.