Pecem fomenta el uso de carbàƒ³n en Brasil

Con una importante cantidad de reservas de carbàƒ³n, Brasil se dispone en los pràƒ³ximos aàƒ±os a duplicar su parque de generaciàƒ³n con este insumo. La central Pecem es uno de sus nuevos exponentes
Click here to enlarge image

La capacidad instalada de Brasil incrementàƒ³ en 4,1 GW durante 2007, aàƒ±o de la àƒºltima entrega del Balance Nacional de Energàƒ­a (BEN) publicado por el gobierno a finales de 2008. De esta nueva capacidad 2,9 GW provienen de nuevas centrales hidroeléctricas, por sàƒ³lo 0,4 GW provenientes de plantas térmicas, casi todas a gas natural. El resto de nueva capacidad provenàƒ­a de centrales con generaciàƒ³n renovable no convencional o pequeàƒ±as hidroeléctricas. La capacidad instalada total en Brasil ya supera los 100 GW.

Las plantas térmicas a carbàƒ³n juegan un rol menor en la matriz de generaciàƒ³n de Brasil. Su contribuciàƒ³n ligeramente supera el uno por ciento de toda la capacidad instalada en el paàƒ­s con 1.400 MW. Este panorama, sin embargo, puede variar en el futuro inmediato, ya que algunos grupos, como la Asociaciàƒ³n Brasileàƒ±a de Carbàƒ³n Mineral (ABCM), llevan aàƒ±os impulsando su uso en ese mercado.

Las grandes reservas locales de carbàƒ³n, las nuevas tecnologàƒ­as que lo hacen màƒ¡s limpio y la necesidad de diversificar la matriz sobre dependiente en la hidroelectricidad son sus argumentos, que parecen haber sido escuchados por la Administraciàƒ³n.

Se espera, como una primera etapa, que el carbàƒ³n duplique su capacidad instalada en los pràƒ³ximos aàƒ±os. Hay en la actualidad tres proyectos de plantas a carbàƒ³n siendo desarrollados en Brasil que una vez finalizados aàƒ±adiràƒ¡n al sistema otros 1.400 MW de capacidad adicionales. Una de estas centrales es Pecem que en solitario ya aporta màƒ¡s la mitad de esa capacidad. Adicionalmente existen 14 proyectos que estàƒ¡n siendo estudiados que de llevarse todos acabo sumaràƒ­an una capacidad instalada total de 6,959 MW.

A este tendencia en Brasil se le suman paàƒ­ses como Chile, pero a nivel internacional las plantas que utilizan carbàƒ³n estàƒ¡n en claro retroceso. Por un lado, existe la presiàƒ³n proveniente de grupos que defienden el medio ambiente que demandan que no se inicie la construcciàƒ³n de este tipo de centrales. Y por otro, el elevado costo de las tecnologàƒ­as que reducen el nivel de emisiones de estas centrales las hacen econàƒ³micamente menos competitivas que otras alternativas.

Sin embargo, el Ejecutivo ya ha alertado de que Brasil deberàƒ¡ utilizar fuentes polucionantes para la generaciàƒ³n de energàƒ­a eléctrica para poder abastecer la demanda durante la pràƒ³xima década. Estas fuentes provendràƒ¡n de centrales que utilizaràƒ¡n carbàƒ³n, gas natural y diesel. Estas centrales, de todas formas, no operan todo el aàƒ±o ya que intervienen cuando hay una bajada en la producciàƒ³n de centrales hidroeléctricas o cuando hay subidas inesperadas en la demanda.

El Gobierno estima que durante los pràƒ³ximos 10 aàƒ±os, la capacidad de Brasil deberàƒ¡ aumentar en un 50 por ciento para alcanzar los 150 MW de capacidad instalada. A pesar de esta advertencia, Brasil es de los pocos paàƒ­ses que puede presumir de adoptar abiertamente una estrategia de expansiàƒ³n que poluciona, pues su matriz energética es considerada por Agencia Internacional de Energàƒ­a como la màƒ¡s limpia del planeta.

Proyecto Pecem

El proyecto Pecem, ubicado en Sàƒ£o Gonàƒ§alo do Amarante, Cearàƒ¡, a 55 kilàƒ³metros de la ciudad de Fortaleza, tendràƒ¡ una capacidad instalada de 720 MW gracias a la utilizaciàƒ³n de dos màƒ¡quinas de 360 MW cada una. Se esperan que estas turbinas consuman 240 toneladas a la hora de carbàƒ³n. Curiosamente, el carbàƒ³n que utilizaràƒ¡ esta central seràƒ¡ importado desde, muy posiblemente, Colombia, aunque otros mercados y suministradores podràƒ­an entrar a escena. Esto se debe a que se busca un carbàƒ³n bajo en sulfuro para reducir los gases polucionantes como resultado de su utilizaciàƒ³n para la generaciàƒ³n de electricidad.

El proyecto es un desarrollo al cincuenta por ciento entre Energàƒ­as do Brasil, holding del Grupo Energàƒ­as de Portugal, y MPX Energàƒ­a, empresa de Grupo EBX. Los desarrolladores han puesto gran énfasis en el impacto medio ambiental de esta central, que, ademàƒ¡s de utilizar carbàƒ³n bajo en sulfuro, contaràƒ¡ con desulfuradores para reducir aàƒºn màƒ¡s sus emisiones. La instalaciàƒ³n de estas mejoras para evitar emisiones nocivas conlleva un costo adicional para la construcciàƒ³n de la central de unos 100 millones de dàƒ³lares, un ocho por ciento del valor total de la obra aproximadamente.

Ejecutivos aseguraban que se estàƒ¡n instalando las àƒºltimas tecnologàƒ­as para proteger el medio ambiente a pesar de que la legislaciàƒ³n vigente medio ambiental en Brasil para este tipo de plantas no demanda su instalaciàƒ³n. La central utilizaràƒ¡ los estàƒ¡ndares medio ambientales que implementan las centrales a carbàƒ³n que se ponen en marcha en el continente europeo, aseguran sus ejecutivos.

La central iniciàƒ³ su construcciàƒ³n a principios de julio de 2008 y se espera que entre en operaciàƒ³n en algàƒºn momento de 2011. La inversiàƒ³n total del proyecto estàƒ¡ estipulada entre 1.200 y 1.300 millones de dàƒ³lares. Citibank es uno de los bancos que aportan parte de la financiaciàƒ³n puente y la instituciàƒ³n que lidera con un crédito de 270 millones de dàƒ³lares. Durante la construcciàƒ³n de la central se generaràƒ¡n 4.500 empleos directos e indirectos.

Ampliaciàƒ³n de la central: Pecem II

Durante el mes de agosto de 2008, Energàƒ­a do Brasil y MPX Energàƒ­a decidieron ampliar la central con una unidad adicional de 360 MW que se sumaràƒ¡n a los 720 MW de la “primera fase”. Pecem II, como se conoce a esta nueva adiciàƒ³n, se concibiàƒ³ para poder participar en la licitaciàƒ³n de compra de energàƒ­a que se realizaràƒ³ en Brasil para energàƒ­a eléctrica a ser abastecida a partir de 2013. En dicha licitaciàƒ³n, Pecem II comprometiàƒ³ 276 MW de su capacidad total y espera facturar 89 millones de dàƒ³lares anuales con las ventas de electricidad.

Esta central también utilizaràƒ¡ carbàƒ³n mineral importado para la generaciàƒ³n de energàƒ­a eléctrica. La inversiàƒ³n necesaria para esta segunda unidad no fue divulgada por los desarrolladores del proyecto, pero podràƒ­a estar en el orden de los 300 o 400 millones de dàƒ³lares teniendo en cuenta la inversiàƒ³n destinada a los primeros 720 MW ronda los 1.200-1.300 millones de dàƒ³lares.

El proveedor de la unidad, la parte técnica y tecnolàƒ³gica de la central Pecem II es Doosan Babcock Energy que también fue contratada para llevar a cabo la primera fase de Pecem. El contrato con esta empresa para Pecem II estàƒ¡ cifrado en 107 millones de dàƒ³lares.

Doosan Babcock Energy, una vez terminen las obras de Pecem en sus dos fases, contaràƒ¡ con instalaciones de equipamiento que suman el siete por ciento de la generaciàƒ³n basada en combustibles fàƒ³siles en Brasil, segàƒºn reza un comunicado de la propia compaàƒ±àƒ­a.

Poco después del anuncio de la construcciàƒ³n de esta segunda fase del proyecto, en octubre de 2008, Energia do Brasil anunciaba sorpresivamente su retirada del proyecto, con lo que MPX Energàƒ­a ha quedado como socio mayoritario con el cien por cien del proyecto. La retirada repentina de Energia do Brasil sorprendiàƒ³ al mercado pues la construcciàƒ³n de esta segunda fase se apoyaba en la primera minimizando los costos de su construcciàƒ³n.

A principios del mes de febrero, MPX Energia cerraba un paquete de financiaciàƒ³n por valor de 132 millones de dàƒ³lares para el proyecto Pecem II con los bancos Bradesco, Itau, Santander, Votorantim y Citigroup. Este crédito sirve de puente durante 15 meses a la espera de que BNDES libere los fondos para la construcciàƒ³n de esta segunda unidad.

La construcciàƒ³n de Pecem no ha estado exenta de controversia. Un decisiàƒ³n judicial obligàƒ³ a paralizar las obras de construcciàƒ³n a finales del mes de noviembre de 2008. La detenciàƒ³n de las obras se produjo debido a que el Ministerio Pàƒºblico Federal de Cearàƒ¡ alegaba que el orgando Federal del Estado no tenàƒ­a potestad para otorgar el permiso medio ambiental para la construcciàƒ³n de la central.

Sin embargo, a mediados de diciembre se permitiàƒ³ el reinicio de las obras. En principio la paralizaciàƒ³n de casi tres semanas de las obras no afectaràƒ¡ al cronograma de las obras y la puesta en marca de la central.

No posts to display