Alrededor de 37 proyectos de centrales hidroeléctricas en Panamá se encuentran en diseño o en construcción, según la Autoridad de los Servicios Públicos (Asep),  como parte de un impulso de energía renovable en el país.

De este total, 24 se construyen en la provincia de Chiriquí, un proyecto en Bocas del Toro, 10 en Veraguas, uno en Coclé y uno en Colón.
Todos los proyectos hidroeléctricos suman 662.145 MW, de los cuales faltan por entrar en los próximos años 394.04 MW, según reportes de prensa.

Hay un total de nueve licencias definitivas otorgadas  principalmente en las provincias de Coclé y Veraguas, con 931.8 MW.

En lo que se refiere a las licencias para la generación fotovoltaica definitivas, existen 22 proyectos, en las provincias de Chiriquí, Coclé, Veraguas, Panamá, Los Santos y Herrera, que suman alrededor de 484.202 MW.

Existen también tres proyectos que cuentan con licencia definitiva para la generación térmica, en las provincias de Colón y Panamá, que suman 194.83 MW.

Se tiene como objectivo lograr un sistema de energía sustentable en el país frente al alto consumo, por lo que la Secretaría Nacional de Energía adelanta a la misma vez el plan de energía.

La entidad ha cerrado dicho periodo para crear el Plan Energético Nacional, de aquí al 2050. Esto luego de realizar consultas a diversos gremios del país sobre la ruta por seguir en cuanto a la situación energética.

“Luego de 16 reuniones en jornadas extraordinarias con todos los sectores, a nivel nacional hemos llegado al cierre de consulta de este proyecto insignia de la SNE”, señaló la entidad.

El plan tiene como objetivo principal buscar estrategias democráticas y participativas, junto a los sectores productivos del país.

El plan dictará la ruta por seguir, las estrategias de largo plazo para propiciar la transformación del sistema actual energético nacional, con miras hacia un sistema sustentable.

El proyecto ayudará al desarrollo de los recursos renovables y a la promulgación del uso racional de la energía, mediante un proceso ordenado y paulatino, tomando en consideración las condiciones sociales y económicas del país.

El consumo de energía continúa incrementándose. El consumo ya ha llegado a 1,515 MW, mientras que el 25 de enero de 2015 fue 1,105 MW.

Panamá no es el único país con inversiones millonarias en hidroeléctricas. Brazil ha recaudado US $4.570 millones con la concesión para explotar 29 hidroeléctricas, un importe que ayudará a aliviar las maltrechas cuentas de ese país.

El conjunto de las hidroeléctricas suma más de 6.000 MW de potencia instalada y los contratos de concesión tendrán un plazo de 30 años a partir de la firma del contrato.

El grupo China Three Gorges, operador de la hidroeléctrica china de Tres Gargantas, considerada la mayor del mundo, se adjudicó el lote E, el más codiciado por su gran capacidad para la generación de energía, que incluye la operación de las hidroeléctricas de Ilha Solteira (3.400 megavatios MW) y Jupiá (1.550 MW).

Por su parte, Enel Green Power, filial del grupo italiano Enel -accionista mayoritario de la española Endesa-, se adjudicó la explotación de las hidroeléctricas de Mourao I y Paranapanema.

Las firmas Copel, Cemig y Celesc obtuvieron la concesión para la operación de lotes menores.

Las autoridades brasileñas buscan recaudar antes del final US$ 2.957 millones.

El Gobierno apuesta en esos recursos para reducir el déficit primario récord que ya espera para este año, de 51.800 millones de reales (unos US $ 13.930 millones) y equivalente al 1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

Para enderezar las cuentas del país, además de las concesiones, el Gobierno también está llevando adelante un importante ajuste fiscal, que incluye una reducción de los gastos y un aumento de la recaudación a través de la vía tributaria.

De esta manera el importe conseguido durante la subasta supone un leve suspiro para el Gobierno en medio de la aguda crisis económica que golpea el país, cuyo PIB se contraerá alrededor de un 3  por ciento este año.