Las autoridades panameñas ha decidido mantener vigente el polémico proyecto de la hidroeléctrica de Barro Blanco, en zona limítrofe con Costa Rica, según reporta DPA.

El proyecto es controversial porque la etnia indígena Ngöbe-Buglé y organizaciones de la sociedad civil se han opuesto al proyecto desde el 2013.

A pesar de las protestas las autoridades han decidido no cancelar el proyecto debido a los acuerdos con la banca internacional, que ha aportado unos US$ 78,3 millones.

El proyecto implica la construcción de una planta de generación con una capacidad instalada de 28,4 MW.