Las circunstancias de mercado fuerzan a maximizar la eficiencia en la operación y mantenimiento de las plantas de generación eléctrica; los fabricantes y sus contratos de servicio son cada vez más populares

El mercado de la energía eléctrica alrededor del mundo se ha vuelto más competitivo en los últimos años y las generadoras están buscando la forma de ser más eficientes en su manejo y mantenimiento para mejorar su posición competitiva mediante una reducción de costos.


El buen mantenimiento se ha convertido en un elemento clave en la ndustria
Click here to enlarge image

El mercado se divide entre aquellos que optan por seguir manejando internamente estas operaciones por considerar que son parte de su negocio, mientras que otros operadores están optando por dejarle a los fabricantes y sus servicios de operación y mantenimiento tomar control de ciertas operaciones, pues en definitiva ¿quién mejor para asegurar el correcto funcionamiento de la infraestructura instalada que el propio fabricante?

Este es el principal argumento de los fabricantes para incrementar su cartera de clientes para sus servicios de operación y mantenimiento que en los últimos años se ha convertido en el modelo de negocio alternativo para aliviar financieramente hablando la caída en la venta de turbinas y otros equipos relacionados con la generación de energía eléctrica.

Para muchos operadores estos servicios también han supuesto una mejora de sus operaciones y en mercados como el latinoamericano las ventas de equipos para nuevas plantas ya vienen con este tipo de servicios como parte del contrato en la mayoría de los casos.

Desde tener a personal especializado en la planta las 24 horas, hasta utilizar las últimas tecnologías para el monitoreo remoto, estos contratos son diversos y abarcan a todo tipo de plantas, incluso las nuevas plantas de energía renovable tipo eólica, y duraciones diversas dependiendo del tipo de planta.

Contratos recientes en Latinoamérica

En Latinoamérica prácticamente todos los nuevos proyectos vienen acompañados de un contrato de operación y mantenimiento ofrecido por la propia empresa que entrega los equipos-por ejemplo algunos de los grandes fabricantes como General Electric (GE), Siemens, Alstom, Mistubishi, Pratt & Whitney, MAN & Power, Cummins o Wartsila, entre otras-o por una empresa especializada en este tipo de servicios. Un ejemplo de estas últimas es Soluziona, empresa creada por Unión Fenosa para agrupar toda su división de servicios relacionados con la operación y mantenimiento de plantas generadoras, transmisión y distribución, segmentos donde la empresa española tiene activos tanto en España como en Latinoamérica.

En Brasil por ejemplo, la francesa Alstom se adjudicó el contrato de operación y mantenimiento de la central TermoFortaleza, empresa perteneciente al grupo español Endesa Internacional, por un monto de 48 millones de dólares aproximadamente. El contrato contempla dos conjuntos generadores de GT11N2-equipos entregados por el propios fabricante-, incluyendo dos turbinas de gas, generadores, y los sistemas auxiliares y de control.

El proyecto TermoFortaleza contará con una capacidad instalada de 310,7 MW. Este proyecto ayudará a cubrir las necesidades energéticas de 7,3 millones de personas en el estado de Ceara, una de las zonas más pobres del país. Este proyecto además cuenta con el apoyo del International Finance Corporation (IFC) que ayuda con la financiación de 130 millones de dólares.

Además de en Brasil, Alstom firmó a finales de 2005 un contrato de servicios con la empresa de aluminio Aluar Aluminio Argentino por un periodo de 10 años para la planta de ciclo combinado de esta empresa en Argentina. Durante la duración del contrato dos ingenieros de la compañía francesa permanecerán de guardia para asegurar el buen funcionamiento de los equipos, que también son provistos por esta empresa para la actualización a ciclo combinado. Además de los dos ingenieros, Alstom enviará a operarios propios para las paradas programas y también aquellas inesperadas. La planta iniciará operaciones a finales de la primera mitad de 2007.

GE también se ha adjudicado proyectos de generación térmica importantes en Latinoamérica que llevan consigo un contrato de servicios de operación y mantenimiento.

Este fue el caso de la central de ciclo combinado en México ubicada en Tamazunchale en San Luís de Potosí y que contará a partir de 2007 con una capacidad instalada total de 1.135 MW mediante la utilización de cuatro turbinas F7 de GE. Iberdrola es la empresa propietaria de la planta.

Además de las turbinas, GE tiene un contrato de 25 años por el mantenimiento de esta planta que incluye las paradas planeadas y no planeadas, y viene provista con una cláusula de garantías de rendimiento de los equipos.

En la parte hidroeléctrica, GE también se adjudicó la puesta en marcha de la central hidroeléctrica El Canadá en Guatemala así como un contrato de servicios adicionales. Esta central de 44 MW le supuso a GE un contrato de 10 millones de dólares. La central pertenece a Generadora de Occidente, subsidiaria de ENEL Latinoamérica.

Wartsila en Brasil también cuenta con varias plantas térmicas en operación en este mercado. La última y con la cual la compañía alcanza los 700 MW de capacidad instalada, fue encargada en Manaus por la empresas Río Amazonas Energía SA.

Esta planta de 83 MW será construida por Wartsila con un contrato llave en mano de cerca de 50 millones de dólares. El fabricante se encuentra en estos momentos negociando con la empresa compradora de los equipos un contrato de larga duración de operación y mantenimiento.

En esa zona de Brasil Wartsila ya cuenta con varios contratos de servicio en otras plantas instaladas y ya comercialmente operativas.

Ofrecen servicio pero no infraestructura

Aunque la mayoría de veces los nuevos contratos de servicios se producen entre operadoras de plantas generadoras de energía eléctrica y los fabricantes de los equipos que se instalan en dichas plantas, también hay empresas que se dedican a este tipo de servicios sin contar con equipos propios, como el caso de Soluziona, que nació de las operaciones de una de las empresas generadoras más importantes del mundo: Unión Fenosa.

Por ello, la empresa Soluziona, por su parte, también cuenta con varias centrales en Latinoamérica a las cuales les presta servicio de operación y mantenimiento.

En México ofrece estos servicios a cinco plantas a gas de ciclo combinado que suman una capacidad total de 1.553 MW: la planta Hermosillo de 250 MW, Naco Nogales de 303 MW y las plantas Tuxpan III y IV que suman entre ambas 1.000 MW.

En República Dominicana la empresa también cuenta con este tipo de contrato con las centrales diesel Palamara de 102 MW y La Vega de 87,5 MW. Y por la parte de hidroelectricidad le presta los servicios a la central Marcel Laniado de 213 MW. Todas estas plantas pertenecen a Unión Fenosa.

La tendencia a futuro

Las empresas propietarias de nuevas centrales de generación tienen como misión hacer que sus plantas operen bajo las condiciones más óptimas a lo largo de la vida útil de los equipos, de manera que no sólo funcionen en su máxima eficiencia durante los primeros años de operación sino que a lo largo de toda su existencia.

Esta eficiencia es crucial para mantener los costos de generar energía lo más bajos posibles. Todo parece indicar que a nivel eficiencia son los propios fabricantes los que están mejor posicionados para llevar a cabo esta tarea para los operadores de las centrales, pues ellos mismos han probado los equipos y tienen mayor conocimiento sobre posibles problemas que pueden aparecer con los mismos durante su vida útil basándose en años recopilando datos sobre sus equipos en centrales alrededor de todo el mundo.

A todo esto no hay que olvidar que las tecnologías empleadas para controlar la operación y mantenimiento de las plantas no deja de evolucionar y tener al fabricante cerca para las actualizaciones necesarias de este tipo de tecnologías parece de vital importancia para que las plantas operen eficientemente.

Por ejemplo, uno de los sistemas que se está poniendo de moda en el sector desde hace ya algunos años son las centrales de control remoto. Estas centrales ubicadas en algunos de los centros de los principales fabricantes recogen datos remotamente de las plantas en operación y son capaces de alertar a los dueños de posibles fallas, incluso antes de que el propio operador lo detecte.

Estos sistemas, con el tiempo, se van volviendo más robustos gracias a nuevas tecnologías de la información así como a la recolección y almacenamiento de datos de cientos de centrales alrededor del mundo que ayudan a predecir con mayor exactitud posibles fallos en los equipos para poder planear las soluciones necesarias sin crear grandes alteraciones en el funcionamiento de la planta.

Además, uno de los grandes beneficios de estos contratos suele ser el poder predecir los costos en concepto de operación y mantenimiento, lo que suele suponer un ahorro para las centrales con este tipo de contratos en vigor.

A medida que la industria avanza y cada vez hay más plantas en operación, todo parece indicar que pronto se verán cada vez más actualizaciones de plantas existentes que la construcción de nuevos y grandes proyectos.

Aquellas empresas con equipos que hayan sido conservados adecuadamente estarán sin duda mejor posicionadas para aprovechar sus activos existentes para incrementar sus capacidad de generación sin aumentar sus costos en un exceso que las haga poco competitivas en sus respectivos mercados.