La promulgación de la nueva ley de energía renovable de Argentina podría ver viejos proyectos volver a la vida, según Roberto Sarquis de la energética estatal Enarsa.

Hace cinco años las autoridades locales otorgaron contratos de compra de energía a casi 1.000 MW de proyectos de energía renovable, la mayor parte de los cuales no han atraído financiación.

Muchos de los proyectos se podrían reanudar si son capaces de recibir financiamiento, para el que la ley va a ser muy útil, de acuerdo con el empresario.

Entre otras medidas, el gobierno canalizará la mitad de los ahorros de las importaciones de combustible que resultan de la generación renovable a un nuevo fondo de apoyo a las energías renovables.