MERCADO – Brasil fomenta energàƒ­a renovable y electrificaciàƒ³n rural

MERCADO – Brasil fomenta energàƒ­a renovable y electrificaciàƒ³n rural

Con la puesta en marcha del nuevo modelo, el paàƒ­s entra en una nueva era en su trayectoria sectorial que debe evitar futuros racionamientos. Por el momento, los programas de energàƒ­a renovable y “Luz para Todos” se han iniciado con relativo éxito.

A medida que nos adentràƒ¡bamos en el 2004 el esperado nuevo modelo para el sector de la energàƒ­a iba derrumbando barreras. Las negociaciones polàƒ­ticas entre el gobierno, otros partidos y los propios actores privados llegaron a buen puerto y el nuevo modelo quedàƒ³ aprobado.

Click here to enlarge image

La Ministra de Minas y Energàƒ­a, Dilma Rousseff, cree que con la adopciàƒ³n del nuevo modelo el paàƒ­s atraeràƒ¡ los 6.000 millones de dàƒ³lares necesitados para instalar los 3.000 MW que el paàƒ­s necesita al aàƒ±o para hacer frente a su demanda que se prevé creceràƒ¡ debido al estimado crecimiento econàƒ³mico del 3,5 por ciento en los pràƒ³ximos aàƒ±os.

La capacidad instalada actual en Brasil es de 83.800 MW, segàƒºn datos del propio Ministerio.

Mientras los àƒºltimos flecos del nuevo modelo quedan finiquitados y se pone en marcha, otras iniciativas y programas como “Luz Para Todos” y el programa de energàƒ­as renovables “Proinfa” inician su andadura con un futuro prometedor, especialmente en el caso del segundo, donde el sector privado parece estar muy interesado en el desarrollo de proyectos eàƒ³licos.

El Nuevo modelo se pone en marcha

La llegada del nuevo modelo es como agua bendita para el sector de la energàƒ­a de Brasil ya que la idea es fomentar la inversiàƒ³n, la planificaciàƒ³n del sector por parte del gobierno y considerarlo un servicio pàƒºblico y no un bien que podàƒ­a ser intercambiado como cualquier otro. Por otro lado, Eletrobras, empresa estatal, tendràƒ¡ mayor libertad para buscar financiamiento asàƒ­ como la posibilidad de interactuar con mayor libertad con el sector privado, mediante alianzas en la puesta en marcha de nuevos proyectos. En el 2003, Eletrobras invirtiàƒ³ algo màƒ¡s de 1.000 millones de dàƒ³lares, y este aàƒ±o se espera que supere los 1.400 millones de dàƒ³lares, cifra que podràƒ­a incrementar una vez la empresa no esté sujeta al programa nacional de privatizaciàƒ³n, por el cual cada plan de inversiàƒ³n debàƒ­a aprobada por la consejeràƒ­a de privatizaciàƒ³n. Las previsiones màƒ¡s optimistas apuntan a que la cifra invertida podràƒ­a incluso doblarse como consecuencia de este cambio.

A pesar de que el modelo ha sido bien recibido, todavàƒ­a hay los que piensan que no se sabràƒ¡ si el nuevo modelo cumple su funciàƒ³n-atraer nueva inversiàƒ³n-hasta que la licitaciàƒ³n de nuevos proyectos se ponga en marcha, que se espera para finales de aàƒ±o, y se establezcan los precios. Porque llegados a este punto, todavàƒ­a se considera un riesgo invertir en Brasil a pesar de que hay muchos proyectos pendientes de que el riesgo y cierto retorno en la inversiàƒ³n estén claros.

En general, se cree que se han puesto las bases para que la inversiàƒ³n sea suficiente para cubrir las necesidades del paàƒ­s, aàƒºn asàƒ­ hay grupos que consideran que todavàƒ­a hay ciertos puntos inciertos que deberàƒ­an ser cambiados. Expertos relacionados con la confecciàƒ³n del modelo aseguran que no se puede satisfacer a todo el mundo, pero que los pilares del nuevo modelo son lo suficientemente sàƒ³lidos.

“Luz Para Todos”

Las estadàƒ­sticas indican que hay 2,6 millones de personas sin acceso al servicio de energàƒ­a en el norte del paàƒ­s, 5,8 millones en el nordeste, 367.000 en el centro oeste, 807.000 en el sudeste y unas 484.000 en el sur.

El programa Luz Para Todos estàƒ¡ diseàƒ±ado para llevar la energàƒ­a eléctrica a las zonas màƒ¡s desfavorecidas del paàƒ­s con la intenciàƒ³n de que para el 2008 unos 12 millones de brasileàƒµs que hoy no cuentan con servicio eléctrico, y de los cuales 10 se encuentran en zonas rurales, tengan acceso a éste. En el 2004 la energàƒ­a eléctrica seràƒ¡ llevada a 400.000 familias de àƒ¡reas rurales, en el 2005 y 2006 se llevaràƒ¡ a 500.000 cada aàƒ±o y para los aàƒ±os 2007 y 2008, las previsiones del Ministerio apuntan a que seràƒ¡n atendidas 300.000 personas por aàƒ±o.

El programa estaràƒ¡ coordinado por el Ministerio de Minas y Energàƒ­a con la participaciàƒ³n de Eletrobras.

El gobierno dice que se destinaràƒ¡n 2.500 millones de dàƒ³lares en el programa en conjunto con las concesionarias de energàƒ­a eléctrica y los gobiernos estatales. Por parte del gobierno federal, los recursos vendràƒ¡n de los fondos sectoriales como Conta de Desenvolvimento Energético y la Reserva Geral de Reversàƒ£o, el resto vendràƒ¡ de los fondos de los estados y de recursos de participantes en el sector.

Segàƒºn el Ministerio, la participaciàƒ³n del gobierno federal con fondos es fundamental para evitar que fuesen sàƒ³lo los jugadores de la industria los que llevaran a cabo la inversiàƒ³n ya que esto tendràƒ­a una incidencia negativa en las tarifas finales enfrentadas por los usuarios de bajos recursos.

Como ya es habitual, la administraciàƒ³n prevé que la llegada de la energàƒ­a eléctrica a localidades desfavorecidas no sàƒ³lo tenga un impacto positivo en la calidad de vida de sus habitantes, sino en su desarrollo econàƒ³mico.

Por ello, se calcula que con el programa Luz Para Todos se crearàƒ¡n màƒ¡s de 300.000 empleos directos e indirectos. Esto vendràƒ¡ dado por la prioridad que da el gobierno a que durante la ejecuciàƒ³n del programa se utilice mano de obra local y equipamientos fabricados en el paàƒ­s.

Eletrobras por su parte anunciàƒ³ que invertiràƒ¡ 600 millones de dàƒ³lares en Reluz, programa destinado a incrementar el alumbrado pàƒºblico y el uso de bombillas màƒ¡s eficientes.

Màƒ¡s de 6.000 MW en proyectos renovables

Algo que es indiscutible en este nueva etapa de la industria de la energàƒ­a en Brasil es el éxito, o las positivas expectativas creadas por el Programa de Incentivos de las Fuentes Alternativas de Energàƒ­a Eléctrica (Proinfa). El programa contemplaba la concesiàƒ³n de 3.300 MW divididos en partes iguales entre energàƒ­a mini hidroeléctrica, eàƒ³lica y biomasa. Ademàƒ¡s los proyectos aceptados tendràƒ¡n contratos de 15 aàƒ±os para la venta de la energàƒ­a con Eletrobras.

Durante el mes de mayo se cerràƒ³ la entrega de propuestas para acceder al programa Proinfa. Las expectativas fueron superadas ya que se presentaron proyectos que doblan los 3.300 MW estipulados. El total de los proyectos presentados superaron los 6.600 MW, siendo la energàƒ­a eàƒ³lica la màƒ¡s concurrida.

Màƒ¡s de la mitad 3.681,58 MW son para proyectos de energàƒ­a eàƒ³lica, 1.924,17 MW son para proyectos pequeàƒ±os hidroeléctricos y 995,25 MW de biomasa.

“Es un éxito que la gente puede conmemorar y una demostraciàƒ³n de càƒ³mo el programa [Proinfa] es atractivo. Cuando las reglas son claras y estables hay una inmensa voluntad del inversionista en participar. Actualmente tenemos un programa de fuentes alternativas que es uno de los màƒ¡s significativos del mundo”, dice la Ministra de Minas y Energàƒ­a Dilma Rousseff.

A pesar del éxito queda visto que algunas fuentes de energàƒ­a tienen màƒ¡s cabida y el Ministerio deberàƒ­a haber dividido los proyectos de acorde a las necesidades pero también basado en el interés.

Hay un desfase de 2.500 MW de proyectos que no podràƒ¡n ser aprobados por Eletrobas en energàƒ­a eàƒ³lica, mientras que en biomasa no se alcanzan los 1.100 MW. En pequeàƒ±as hidroeléctricas el desfase es màƒ¡s normal.

Los proyectos seleccionados deben entrar en operaciàƒ³n en diciembre del 2006. Segàƒºn datos del Ministerio de Minas y Energàƒ­a, durante la instalaciàƒ³n los proyectos se deben generar cerca de 150.000 puestos de trabajo directos e indirectos y generar 2.900 millones de dàƒ³lares, de los cuales, aproximadamente la mitad estaràƒ¡n destinados a màƒ¡quinas y equipamientos.

Una vez puestos en marcha, los proyectos deben facturar alrededor de 500 millones de dàƒ³lares anuales.

En cuanto a la financiaciàƒ³n, el Banco de Desarrollo Nacional de Brasil (BNDES) se ofrece a financiar el 70 por ciento de los proyectos aprobados por Eletrobras y que operaràƒ¡n bajo Proinfa con créditos de hasta 10 aàƒ±os. El restante 30 por ciento de la inversiàƒ³n necesaria deberàƒ¡ ser aportada por los propios desarrolladores de los proyectos utilizando recursos propios.

A finales de marzo el Ministerio marcàƒ³ los precios a ser pagados a los operarios de los proyectos bajo Proinfa, eliminando una de las incertidumbres asociadas a este tipo de proyectos y que habàƒ­an hecho que empresas como Iberdrola, a través de su subsidiaria Enerbrasil, abandonara la construcciàƒ³n de varios proyectos eàƒ³licos. Los precios marcado a finales de marzo despejan muchas de las dudas aunque muchos de los actores consideran que los precios se han puesto a la baja y que en algunos casos son insuficientes para la construcciàƒ³n de ciertos proyectos. Otro sin embargo, aducen que los precios establecidos no son una barrera y que con ellos es posible el desarrollo de proyectos eàƒ³licos.

Proinfa y la actual matriz energética, donde aproximadamente el 80 por ciento de la generaciàƒ³n total es hidroeléctrica, ponen a Brasil al frente en el desarrollo de programas de energàƒ­a limpia en el mundo.

A pesar de la “limpieza” con la que se genera energàƒ­a en Brasil, lo màƒ¡s destacado de Proinfa es las posibilidades en materia de desarrollo econàƒ³mico que brindaràƒ¡ a regiones desfavorecidas del paàƒ­s.

No posts to display