El país azteca está liderando, junto con Brasil, la puesta en marcha de proyectos eólicos en su territorio. Se espera que el crecimiento de este tipo de centrales sea significativo en este mercado en los próximos años.
Click here to enlarge image

A México le espera un año 2009 agitado en cuanto al lanzamiento de parques eólicos y en cuanto a mediciones y pruebas para determinar nuevas ubicaciones donde futuros parques eólicos podrían sacar ventaja de las condiciones del viento. Según datos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), durante este año se pondrán en marchas hasta seis parques eólicos, cinco por parte de empresas privadas y uno directamente por parte de la CFE; en 2010 un nuevo proyecto también de la CFE iniciará operaciones. Además la CFE asegura que hay 11 empresas privadas evaluando proyectos y otras tantas que todavía no han manifestado un interés concreto pero que se sabe podrían estar interesadas en este mercado.

Para poder acomodar esta nueva capacidad de generación la CFE planea la puesta en marcha de una nueva subestación de 2.000 MW y líneas de transmisión para no paralizar el desarrollo de estos proyectos y poder incorporar su energía al sistema nacional.

Hay varios factores que impulsan el interés de las empresas internacionales en este mercado. Uno de ellos son los incentivos que ofrece la CFE como compradora de la energía con contratos a largo plazo. La regulación en materia de subsidios o reducción de impuestos es clave para el desarrollo de este tipo de centrales. Otros países de la región como Brasil ya tienen programas que fomentan la implementación de las centrales eólicas y países como Chile, Perú o Argentina están siguiendo los mismos pasos.

Por otro lado, es necesario contar con buenos recursos eólicos. Afortunadamente no sólo México está bien dotado de estos recursos en algunas zonas de su geografía, sino que Latinoamérica en general cuenta con numerosos recursos eólicos en prácticamente todos su mercados.

Sólo en el sur de México se estima que habría un potencial de 2.500 MW que podrían llegar a ser desarrollados para 2012. En Baja California se estima que el potencial eólico podría ser de unos 3.000 MW, aunque en este caso no está tan claro si se llegarán a desarrollar en los próximos años.

Parque eólicos anunciados

Durante el mes de enero el presidente del país, Felipe Calderón, inauguró la primera fase del parque eólico Eurus, que una vez finalizado será el de mayor tamaño de Latinoamérica. El parque eólico ha sido desarrollado para abastecer a la empresa de cementos CEMEX. Una vez finalizado, el parque contará con una capacidad instalada total de 250 MW divididos en 167 aerogeneradores. La inversión total del proyecto asciende a 550 millones de dólares. En la actualidad, la central cuenta sólo con una capacidad de 37 MW, pero se espera que para finales de este año llegue a su capacidad total que podría abastecer a medio millón de hogares.

Las empresas españolas están adoptando una posición de privilegio en este mercado con sus equipos eólicos, y en el caso de Eurus ha sido la empresa Acciona la encargada de ponerlo en marcha, después de adjudicarse la licitación que se celebró en 2008.

Por la parte pública, la CFE anunció que el consorcio integrado por las empresas Energía y Recursos Ambientales y Energías Ambientales de Guadalajara, ambas de capital mexicano, se habían adjudicado la licitación para construir la central eólica Oaxaca I, que tendrá una capacidad de generación de 101 MW y que se interconectará al Sistema Eléctrico Nacional . El proyecto eólico Oaxaca I, que estará terminado en 2010, se inscribe en el Programa Nacional de Infraestructura del Gobierno Federal y forma parte del programa de diversificación de las fuentes de generación de la CFE. El gobierno mexicano tiene la intención de que para el final de la actual legislatura, el 25 por ciento de la energía eléctrica generada en el país provenga de fuente renovables.

Recientemente la empresa Turbopower Services inició la construcción de la central eólica La Rumorosa I, situada en Baja California y que contará con una capacidad instalada de 10 MW mediante cinco turbinas de 2 MW cada una. La inversión estimada por Turbopower Services es de 26,2 millones de dólares. Los equipos serán los modelos G87 provistos por la española Gamesa. En una segunda etapa, se tiene la intención de incrementar la capacidad del parque hasta llegar a los 100 MW. El parque eólico La Rumorosa estará conectado a la red nacional de la CFE para abastecer el alumbrado público de las municipalidades de Mexicali y Tijuana. Esta central producirá un ahorro directo en energía del cinco por ciento y beneficiará directamente a unas 35.000 familias.

Por su parte, el gobierno del estado de Tamaulipas espera invertir en el futuro unos 300 millones de dólares en el desarrollo de energía eólica para poder abastecer el alumbrado público de todos sus municipios. Una vez completado el proyecto su capacidad debería ser de unos 160 MW. Al igual que en el caso de La Rumorosa, la utilización de la energía eólica proporcionará ahorros en el gasto de electricidad para el estado. Además, su gobernador quiere que esta región se convierta en pionera en el desarrollo de fuentes de energía renovables.

El municipio de Apodaca, en Monterrey, también espera poder apoyarse en la generación eólica para su alumbrado público, lo que le representaría un ahorro de algo más de 600.000 dólares al año en relación a las fuentes térmicas utilizadas en la actualidad.

Además de las empresas españolas, un grupo de empresas italianas —Consiel Energy, Saveway Escoy y Medita Sas — están estudiando la construcción de un parque eólico en la Isla Holbox, en el estado de Quintana Roo. Las empresas esperan que este proyecto sea el punta pie inicial para llevar a cabo otros similares en el país. Las empresas aún no detallaron exactamente cual sería el tamaño y capacidad del posible parque eólico.

El papel de Iberdrola Renovables

Iberdrola renovables se está convirtiendo en una de las empresas más destacadas a nivel mundial en el desarrollo de parques eólicos; todo parece indicar que México es un enclave estratégico para este tipo de proyectos por parte de la empresa española.

Durante 2009, la posición de esta empresa en México está creciendo significativamente. Primero, durante el primer trimestre, el presidente del país inauguraba el primer parque eólico de la compañía. La Ventosa cuenta con una capacidad de 80 MW, con 94 aerogeneradores G52 de la empresa Gamesa, es el primer parque eólico desarrollado íntegramente con capital privado en el país, dice Iberdrola Renovables. La Ventosa se encuentra en el municipio de Juchitán de Zaragoza (Oaxaca), situado en el Istmo de Tehuantepec, una de las zonas con más viento del mundo.

Poco después de inaugurar su primer parque eólico en el país, la compañía se adjudicaba la licitación para la construcción del parque La Venta III con una capacidad de 103 MW, con 121 aerogeneradores modelo G52 de Gamesa. En este caso, Iberdrola Renovables cuenta con un contrato de venta de energía de 20 años con la CFE. La construcción del parque se iniciará en el mes de mayo de este año y estará finalizada para 2010. Este proyecto es el primero de una serie de iniciativas de la CFE para instalar 500 MW eólicos en este estado en los próximos años.

Seguirá soplando el viento

En la agenda a corto plazo hay varios proyectos en construcción y varias iniciativas en curso que garantizan el crecimiento de energía eólica en este país. Sirva de ejemplo las pruebas que está realizando la empresa Energías Alternas de México en la región Juárez. La empresa planea dedicar todo 2009 a realizar las pruebas pertinentes de medición del viento que de arrojar los esperados resultados positivos resultaría en el desarrollo de un importante parque eólico.

A su vez la empresa SoWiTec de México también está realizando sus propias pruebas para desarrollar un parque eólico. Las pruebas durarán dos años y de resultar positivas desembocarían en la construcción de un parque eólico de 190 MW de capacidad.

Otros países como Argentina, Chile o Perú también están avanzando en el desarrollo de energía eólica pero ninguno alcanza el liderazgo adoptado por México —o Brasil — gracias a su política para incentivar el desarrollo de este tipo de proyectos.