Las reservas de electricidad de Bolivia se elevarán desde los 300 MW actuales hasta los 500 MW. El presidente de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE-Corporación), Eduardo Paz, afirmó que el incremento será posible gracias al proyecto termoeléctrico Warnes, informa el medio local ‘La Razón’.

Actualmente, la generación energética instalada en el Sistema Interconectado Nacional (SIN) alcanza los 1.600 MW. La demanda máxima registrada llegó a los 1.298 MW.

El proyecto Warnes producirá 200 MW, lo que hará que el SIN aloje 1.800 MW.

El gobierno boliviano está apostando fuerte por la exportación de energía a los países vecinos.