Por un corresponsal de Potencia

12 de noviembre 2012 – Los proyectos energéticos representan un papel esencial en el crecimiento económico de América Latina. A la hora de encontrar inversiones que permitan su puesta en marcha, las ofertas públicas iniciales (OPI) van cobrando una creciente importancia.

Recientemente se ha conocido que la empresa Cementos Mexicanos (CEMEX) tomará parte en un Fondo de Energía Limpia destinado a financiar la construcción de distintos parques eólicos en ese país. México goza de excelentes condiciones para la generación de electricidad a través de la energía eólica.

Según explica Diario Crítico, el citado fondo prevé la recaudación de unos 300 millones de dólares (alrededor de 235 millones de euros) por medio de una oferta pública de Certificados de Capital de Desarrollo en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Revista Eólica y del Vehículo Eléctrico agrega que los Certificados de Capital de Desarrollo salieron al mercado de México ya en 2009, con el fin de financiar proyectos de infraestructuras donde tienen un papel primordial los fondos mexicanos de pensiones, conocidos en ese país como Afores.

Directivos de CEMEX destacaron que la multinacional dará todo su apoyo técnico al área de generación de energía limpia para todos los proyectos incluidos en el mencionado fondo.

Las tareas de CEMEX se centrarán en la administración y la asesoría de los trabajos del fondo de energía limpia. Entre las responsabilidades de CEMEX en el fondo se encontrará la aportación de un equipo profesional bien experimentado en proyectos energéticos.

Asimismo, la multinacional facilitará una red de contactos que asistan al fondo en los procesos de negociación que sean necesarios para la puesta en marcha de los parques eólicos.

En Brasil, otro de los países de América Latina con mejores condiciones para la generación de electricidad, también se está apostando por la Oferta Pública Inicial como medio para la financiación de proyectos energéticos.

Según See News Latin America, la compañía Light Energia, subsidiaria de la empresa brasileña Light, solicitó a la Comisión de Valores Mobiliarios de Brasil (CVM) permiso para cotizar en la bolsa.

Light Energia se ocupa de cinco proyectos hidroeléctricos con una capacidad estimada de 853 MW en total. Las centrales se reparten entre los estados de Río de Janeiro, Sao Paulo y Minas Gerais.

En la vecina Argentina también se está recurriendo a la OPI como medio de captar fondos para la realización de proyectos energéticos.

La agencia Reuters publicó a mediados del presente año que la empresa Gas y Petróleo del Neuquén lanzó una OPI en Buenos Aires y después buscó fondos en las bolsas de Nueva York y Toronto para financiar sus inversiones en uno de los principales yacimientos de hidrocarburos de esa región.

En Neuquén se encuentra Vaca Muerta, un enorme campo con grandes reservas de crudo y gas natural no convencionales. La explotación de esos yacimientos permitiría que Argentina duplicase en sólo 10 años su producción de hidrocarburos.

La extracción de hidrocarburos no convencionales es más complicada que la de los convencionales y en muchos aspectos se asemeja a la actividad de la minería.


La agencia argentina Telam publicó recientemente que a finales del pasado octubre se comenzó a perforar el primer pozo exploratorio, situado en el lote Aguada del Chañar Occidental.

La página del gobierno de Neuquén destaca que durante la primera jornada de perforaciones ya se han alcanzado los 15 metros de profundidad. Según las estimaciones de los ingenieros responsables de las obras, en 30 días se alcanzarán los 2.950 metros de perforación y 200 metros de espesor.

La financiación de proyectos energéticos a través de una Oferta Pública Inicial se está convirtiendo poco a poco en un eficaz medio para captar fondos. La magnitud de las obras a realizar obliga a recurrir a esta solución para captar fondos.

Para más noticias de Latinoamérica.