20 de julio 2010 – Después de que a finales de mayo la tormenta tropical ‘Ágata’, devastase buena parte de Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras y México, llegó la hora de hacer balance: las infraestructuras de los países citados se han visto notablemente perjudicadas.
 
Según informa Efe, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), integrada en la ONU, ha iniciado la evaluación de los daños causados por el ‘Ágata’, especialmente en Guatemala. El presidente del país, Álvaro Colom, ha cifrado entre US$600m y US$1bn el coste de la reconstrucción del país.
 
En el vecino El Salvador, la tormenta ha obligado a interrumpir las obras de la presa de El Chaparral, un importante proyecto hidroeléctrico que había costado sacar adelante a causa de las protestas de numerosos colectivos contrarios a su construcción. Antes de la irrupción del ‘Ágata’, un 22 por ciento de las obras estaba completado, informa El Salvador Noticias.