Por un corresponsal de Potencia

9 de agosto 2012 – Desde la región mesoamericana hasta la Tierra del Fuego, el potencial que Latinoamérica dispone para la generación de energía a través de fuentes geotérmicas es alto y convierte a varios países de la zona en destinos muy interesantes para la inversión foránea en proyectos de ingeniería.

Nicaragua es uno de esos lugares. A lo largo de la costa noroeste de ese país centroamericano se eleva la cordillera Los Maribios, también conocida como Cordillera Volcánica Central.

Y las centrales geotérmicas, las que aprovechan el calor existente en la tierra para la producción de electricidad, tienen en los volcanes su mayor fuente de energía. El San Cristóbal, el Telica, el Cerro Negro y el Momotombo son algunos de los volcanes allí presentes.

Según estimaciones del Ministerio de Energía y Minas nicaragüense, la capacidad de las fuentes geotérmicas del país podría alcanzar los 1.500 MW de generación eléctrica, lo que invita a considerar seriamente el futuro de este medio para la producción energética.

La revista ‘Latinoamérica Renovable’ asegura que con 300 MW la demanda eléctrica de Nicaragua estaría cubierta. La nación, con una superficie de 129.000 kilómetros cuadrados, tiene actualmente una población aproximada de 5,5 millones de habitantes.

Dos empresas canadienses han sido las pioneras en desarrollar proyectos geotérmicos en Nicaragua. Se trata de Polaris Geothermal (del grupo Ram Power Corporation) y Magma Energy (de Alterra Power).

La primera de ellas lleva a cabo a día de hoy el proyecto de San Jacinto, en el que está aprovechando el calor de aguas termales para generar electricidad. Para ello, utiliza turbinas de vapor de contrapresión. Para finales de 2012 se espera que la capacidad de la central llegue a los 72 MW.

Sin salir de América Central, en El Salvador también se está apostando por la energía geotérmica. De hecho, el Ministerio de Economía y el Consejo Nacional de Energía han alcanzado un acuerdo con la empresa LaGeo para formar a 90 profesionales en las técnicas de la geotermia, indica ‘Energías 4E’.

La misma publicación explica que en la región de Latinoamérica y el Caribe el potencial geotérmico a explotar alcanzaría los 6.000 MW. De ellos, el 43 por ciento se encuentra en Centroamérica; el 39 por ciento, en México; el 17 por ciento, en los países andinos; y el 1 por ciento, en el Cono Sur.

El subsuelo mexicano es uno de los más indicados para la generación eléctrica. No en vano, el país ocupa el tercer puesto del mundo en producción a través de la energía geotérmica, con 959 MW instalados. Sólo Estados Unidos y Filipinas pueden presumir de un rendimiento mayor.

La Secretaría de Energía del gobierno mexicano destaca la existencia de centrales geotérmicas en los estados de Baja California, Coahuila, Michoacán, Jalisco y Puebla. En éste se encuentra la central de Los Sumeros, con una capacidad instalada de 50 MW. En México los proyectos geotérmicos están recibiendo un creciente apoyo por parte del gobierno federal, dada su condición de energía no contaminante y renovable.

En Sudamérica son varios los países con proyectos en marcha o en fase de estudio. Colombia y Ecuador llevan tiempo negociando planes conjuntos con el fin de construir centrales geotérmicas en la zona limítrofe entre ambos países, donde hay varios volcanes activos como Chiles, Cerro Negro y Tufiño.

El ministro colombiano de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas, aseguró a comienzos de este año al diario ‘El Espectador’ que en principio se espera generar 50 MW, pero el potencial en el área que ambos gobiernos pretenden explotar podría llegar hasta los 150 ó 200 MW. En 2013 se obtendrán los primeros resultados.

Siguiendo en dirección sur la cordillera de los Andes, en Perú también se pretende aprovechar el potencial geotérmico y su gobierno ya ha dado autorización a varias empresas extranjeras para que a partir de 2014 exploren la viabilidad de estos planes, señala el medio local ‘La República’.

En Chile hay más de 3.000 volcanes, lo que supone el 20 por ciento de los que se encuentran en actividad en todo el mundo. De acuerdo con ‘Crónica Libre’, en el país se consumen actualmente 13.500 MW de energía, y se espera que los proyectos geotérmicos a realizar en los próximos años puedan sumar a la matriz energética un potencial mínimo de 3.500 MW.

Y en la vecina Argentina ya está en marcha el proyecto Copahue, desarrollado por la canadiense Geothermal One y la australiana Earth Heat. Copahue será la primera central geotérmica del país y en principio contará con una planta de 30 MW.

Podemos esperar ver una mayor explotación de la energía geothemal, una fuente renovable, en el futuro.

Para más noticias de Latinoamérica.