Por redacción de Potencia
 
Agosto 2010 – La energía eólica es una fuente de electricidad cada vez más empleada en el continente americano. La necesidad de energías limpias que no contaminen el medio ambiente es una meta que muchos gobiernos de países de Latinoamérica se han marcado en sus respectivas agendas.
 
Sin embargo, todavía son muchos los estados iberoamericanos que emplean fuentes altamente contaminantes para la generación de electricidad, como la combustión del carbón o la del petróleo y sus derivados. En América Central, naciones como Honduras consiguen el 50 por ciento de su suministro eléctrico a través del petróleo, mientras en la vecina Nicaragua la dependencia de este líquido inflamable es del 70 por ciento.
 
La importancia que tiene el empleo de energías renovables en la producción de electricidad es tal que recientemente el ministro brasileño de Energía y Minas, Marcio Zimmermann, reveló en una cumbre ministerial sobre energías limpias que se celebró en Washington –y en la que participaron representantes de 24 países, entre ellos, China, Canadá, Rusia, la India y España- que actualmente el 47 por ciento de la energía que se consume en Brasil procede de fuentes renovables. Dentro de ese 47 por ciento, el 14 proviene de las aspas eólicas.
 
Un informe de Bloomberg New Energy Finance afirma que la estabilidad política que han alcanzado varios estados latinoamericanos, el crecimiento económico que la situación política ha facilitado y la concienciación sobre el empleo de energías limpias han sido la clave en la expansión de la energía eólica como fuente para la generación de electricidad.
 
El informe ‘Latin America Clean Energy Market Outlook H1 2010’, elaborado por Bloomberg New Energy Finance, analiza a fondo las inversiones a realizar en países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Perú en el sector de las energías renovables. Según el informe, las energías limpias crecerán de forma sostenida en la región, especialmente la energía eólica.
 
En Argentina se ha llegado a afirmar que este país se convertirá en la ‘Arabia Saudí de las energías renovables’, según declaró Carlos Saint James, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (Cader). Saint James indicó que la energía limpia será la más demandada en el siglo XXI, y recalcó que Argentina es por ahora el quinto productor más grande del mundo de biodiesel, sólo por detrás de Alemania, Estados Unidos, Francia y Brasil. Las leyes argentinas fomentan el uso de la energía eólica, en especial la número 25.019 y la 26.190.
 
Está previsto que en la provincia de Buenos Aires se construya un parque eólico de una generación de 90 MW. Esta obra está incluida dentro de un plan del gobierno argentino en el que participarán 12 empresas nacionales que se han comprometido a realizar una importante inversión en los próximos tres años para poder conseguir la generación de 895 MW.
 
México es otro de los estados latinoamericanos con un mayor potencial para la instalación de infraestructuras eólicas. El país azteca cuenta con varios parques eólicos en funcionamiento y con numerosos proyectos en construcción. Uno de ellos será llevado a cabo por la empresa española Iberdrola, que recientemente ha conseguido un préstamo de EUR78,5m (US$101.4m) por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para financiar un parque eólico en el suroeste del país. Esta central eólica contará con 121 turbinas que generarán una capacidad total de 103 MW.
 
En el estado de Oaxaca, en el sur de México, se encuentra en marcha otro parque eólico que, una vez finalizadas las obras de construcción, producirá 900 GWh. La inversión en este proyecto alcanzará los US$570m, una financiación que correrá a cargo de los mexicanos Nafinsa y Bancomext, en colaboración con bancos de desarrollo procedentes de otro países como el ICO, de España; el Proparco, de Francia; el DEG, de Alemania; y el CAF (Latinoamérica). También aportarán su parte entidades bancarias comerciales como el portugués Banco Espíritu Santo o el español BBVA.
 
A día de hoy, México posee un potencial de producción de energía eólica que supera los 10.000 MW. Por el momento se han construido ya las fuentes de 500 MW. En este país se encuentra el que hasta ahora es el parque eólico más grande de toda América Latina, conocido como 250 MW una vez se hayan instalado todos los aerogeneradores previstos.