La cogeneración y la energía descentralizada pueden estar ganando adeptos incluso en mercados con situaciones poco propicias para su desarrollo

Los sistemas de cogeneración son aquellos que recuperan el exceso de calor como resultado de la generación de energía eléctrica para ser utilizado en diversos usos. Estos sistemas son, por lo tanto, más eficientes pues permiten utilizar dicha energía térmica resultante en lugar de requerir más energía eléctrica para generarla.

Además, este aprovechamiento térmico disminuye la cantidad de combustible necesario para cubrir las necesidades energéticas y térmicas. Al utilizar menos combustible, los sistemas de cogeneración suponen un ahorro económico que además impacta positivamente en el medio ambiente, pues al ser más eficientes emiten menos para producir el mismo resultado energético.

Sin embargo, las plantas de cogeneración también tienen inconvenientes, siendo el principal que la recuperación de este calor resultante de la generación de energía no puede transportarse a largas distancias. Por ello, para aprovecharlo, la generación debe producirse muy cerca o en las mismas instalaciones donde pretende utilizarse. De ahí que muchos de estos sistemas se estén utilizando en hospitales, cárceles, universidades, centros comerciales o por industrias con necesidades muy específicas.

La instalación de estos sistemas se produce para cubrir las necesidades únicas de los lugares donde se instalan que no suelen ser elevadísimas-hasta 10MW en muchos casos-de ahí que no se requieran grandes inversiones para ponerlas en marcha. Según Gustavo Nielsen, gerente del área de soluciones de energía para el cono sur de Cummins, las inversiones de estos proyectos se pueden recuperar en de entre tres y ocho años, dependiendo de las particularidades de cada mercado en materia de energía: precios de los combustibles y de la electricidad. Con precios atractivos de electricidad y en un mercado abierto, estas plantas de cogeneración pueden revender su energía sobrante a otros consumidores.

Debido a sus características, la cogeneración se asocia también a la “descentralización” de la oferta de energía, ya que en vez de depender de las grandes plantas generadoras, los lugares que emplean estos sistemas se auto abastecen de su propia electricidad y energía térmica. Hay los que apuntan a que lo ideal es que los mercados opten por un sistema mixto de energía centralizada con descentralizada ya que dicho esquema de mercado sería más eficiente y seguro.

El World Survey of Decentrilized Energy 2005 elaborado por el World Alliance for Decentralized Energy (WADE), asegura que la disminución de las reservas de algunos combustibles fósiles junto con el incremento de la demanda de energía ha puesto presión en los precios de energía y, dada las predicciones de demanda energética en el mundo, no parece haber señales de que esta presión en los precios vaya a disminuir. Nielsen concuerda y dice que hay una tendencia a que las tarifas de energía sigan subiendo debido a los precios de los combustibles, lo que provoca que haya interés en proyectos de cogeneracion.

WADE advierte que los gobiernos deben adoptar medidas de utilización eficiente de los combustibles más demandados para la generación de energía eléctrica ya que las favorables condiciones económicas en el mundo están disparando la demanda de energía.

Latinoamérica no es ajena a esta realidad. Alberto Moreno, Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aseguraba recientemente que el crecimiento económico de la región ha sido del 4,9 por ciento desde 2003, lo que supone el mejor ciclo económico de los últimos 30 años. De seguir este crecimiento económico, las necesidades energéticas de la región van a seguir en aumento.

Según WADE, en 2004 la participación de mercado de las centrales descentralizadas (o de auto abastecimiento) eran un 7,2 por ciento del total de la capacidad de generación a nivel mundial. Aunque la generación descentralizada representa importante ventajas de ahorro de energía, especialmente mediante el uso de sistemas de cogeneración, el crecimiento ha sido únicamente de un 0,2 por ciento entre 2002 y 2004.

La capacidad instalada de energía descentralizada en el mundo era a finales de 2004 de 281,9 GW, siendo la mayoría de esta capacidad instalada mediante plantas eficientes de cogeneración.

Según WADE, las mayores oportunidades en la implementación de sistemas de cogeneración se encuentran en países emergentes, con especial atención a países como China, India y el propio Brasil. De hecho en este último mercado, WADE dice que el nuevo modelo energético del país, que ofrece incentivos para estos sistemas, y los descubrimientos de gas en el sureste del país hacen que la cogeneración tenga un potencial importante en ese mercado, aunque WADE advierte de la dificultad de cuantificar el potencial real.

Las zonas industriales de Rio de Janeiro y Sao Paulo son las que presentan las mejores condiciones para aprovechar sistemas de cogeneración. Según La Agencia Nacional de Energía Eléctrica de Brasil (ANEEL), había a mediados de 2005 permisos de cogeneración en Brasil que sumaban 977MW de capacidad instalada por una variedad de empresas pertenecientes a diferentes industrias tales como, grandes supermercados, canales de televisión, hoteles y empresas textiles, entre otras.

El mercado mexicano

México cuenta con importantes barreras para la puesta en marcha de proyectos de cogeneración, aunque tiene un potencial importante para estos proyectos, según datos de la Comisión Nacional para el Ahorro de Energía (CONAE). Para WADE, las principales barreras son gubernamentales ya que se requieren una gran cantidad de permisos para poner en marcha estos proyectos. Según Benito Prieto Baumann, gerente de ventas para Latinoamérica del negocio de turbinas a gas Jenbacher de General Electric (GE), las propias condiciones del mercado, como son el monopolio estatal, los elevados precios del gas y lo bajos precios de electricidad, previenen que se lleven a cabo más proyectos de este tipo. Aún así GE suministró recientemente un sistema de cogeneración Jenbacher de 1MW que comparten las empresas La Costeña y Jugomex, en la que se utiliza biogás procedente de una planta de tratamiento de aguas residuales, como una fuente económica de energía, reduciendo así substancialmente el coste del combustible y haciendo posible un ahorro energético considerable.

Entre las industrias que operan en México, más de 1.700 están en condiciones de instalar sistemas de cogeneración para reducir sus consumos energéticos, reducir costos e incrementar sus procesos productivos, dice CONAE. El potencial de cogeneración de esas empresas es del orden de 15.000 MW, equivalente a la cuarta parte de la capacidad instalada en el sistema eléctrico nacional en la actualidad. No obstante, continúa siendo muy reducido el número de industrias-apenas 30-que generan en sus propias instalaciones la energía que consumen.

Dos de las empresas más grandes de México, la petrolera Petróleos Mexicanos (Pemex) y la empresa de telecomunicaciones Teléfonos de México (Telmex), han anunciado planes de poner en marcha planes de cogeneración con miras a abaratar sus costos de energía.

Pemex iniciará los estudios de detalle del primer proyecto de cogeneración de energía eléctrica en el Centro Procesador de Gas de Nuevo Pemex, Tabasco, a partir del primer semestre del presente año, el cual, al producir la energía que requiere la empresa y vender excedentes a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), permitirá un ahorro anual de alrededor de 50 millones de dólares.

Actualmente, el consumo de energía eléctrica de Pemex es de 1.000MW, y cuenta con una capacidad neta de 1.400MW. Sin embargo, bajo el marco regulatorio actual, la empresa sólo puede aprovechar dicha capacidad para satisfacer aproximadamente el 80 por ciento de sus necesidades. El resto lo compra a CFE, a un costo 250 por ciento por arriba del precio de venta a los industriales.

Este proyecto de cogeneración, cuyo estudio técnico-económico se encuentra a cargo de Pemex Gas y Petroquímica Básica, requerirá de una inversión aproximada de 240 millones de dólares y podrá generar entre 250 y 300MW, los cuales se podrían llevar a prácticamente todas las instalaciones de la empresa en el sur de Veracruz y Tabasco, en tanto el resto se vendería a la CFE. Se estima que Pemex tiene capacidad para cogenerar 4.000MW.

Click here to enlarge image

Por su parte, la telefónica Telmex recibió a durante los últimos cuatro meses del año pasado 80 permisos para el autoabastecimiento con centrales eléctricas de cogeneración utilizando como combustible el diesel. El total de estos permisos le otorgarán a Telmex una capacidad instalada propia de 84MW. Con estos permisos Telmex auto abastecerá a sus propias centrales telefónicas. La mayoría de estas centrales-43 o 53MW de la capacidad total-están ubicadas en Ciudad de México.

En total Telmex consumirá 10.000 metros cúbicos de diesel al año para la producción de dicha energía eléctrica. Como en el caso de Pemex, y según la legislación vigente en México, Telmex deberá poner a disposición de CFE la energía sobrante así como asistir a esta entidad en casos de emergencia.

Telmex ya contaba con la instalación de algunos de estos equipos que se utilizaban como equipos de emergencia en caso de que hubiese un fallo de suministro por parte de la CFE. Ahora, estas centrales funcionarán como sistemas primarios para Telmex. La telefónica asegura que la petición de estos permisos se llevó a cabo para abaratar los costos de energía eléctrica.

Los sistemas de cogeneración gracias a su eficiencia se presentan como una opción viable para aquellos países que requieren ahorrar en combustible y cuyas necesidades energéticas están al límite de no poder ser cubiertas por las plantas tradicionales.

Aún así, en algunos mercados los precios de los combustibles o de la energía eléctrica, y la estructura de mercado pueden suponer un freno para estos proyectos, que pueden aliviar de manera considerable la carga en las redes de muchos de los países latinoamericanos.