Finalmente la novela que llevaba más de tres años desarrollándose sobre el futuro de Endesa ha llegado a su fin. La italiana Enel controlará al gigante español previo pago de 13.900 millones de dólares mediante una carambola con la empresa Acciona, lo que le dará a la italiana el control del 92 por ciento de las acciones. Para hacer frente a la operación, Enel dijo haber asegurado un crédito de 10.000 millones de dólares repartidos en una docena de bancos, entre los que se incluyen el banco español Banco de Santander.

Endesa es una de las tres empresas de energía más importantes de España acompañada por Iberdrola y Unión Fenosa, esta última acabará en manos de Gas Natural como consecuencia de la fuerte consolidación que parece estar viviendo el mercado eléctrico en ese mercado.

El atractivo de Endesa para Enel, sin embargo, reside más en su posición latinoamericana. Los mercados europeos están entrando en plena recesión y la demanda de energía muestra ya cifras negativas correlacionadas con la actividad económica. Por esto motivo, analistas del sector estiman que Enel no realizará grandes movimientos de capital para expandir la capacidad de generación de Endesa en España; en Latinoamérica la situación es por ahora muy diferente y los planes de Enel también podrían serlo.

Los tentáculos de Endesa abarcan importantes economías latinoamericanas donde ofrece servicios tanto en generación, transporte y distribución y que todavía muestran cifras positivas de crecimiento económico y de demanda de energía eléctrica. En Chile, Endesa opera a través de Enersis, donde cuenta con una capacidad instalada de 4.779 MW y controla a la compañía distribuidora Chilectra. El 36 por ciento de todos los activos de Endesa en la región se encuentran en este mercado.

En Argentina cuenta con participación en la central Dock Sud que tiene una capacidad instalada de 800 MW y a través de Enersis Chile controla una central térmica y otra hidroeléctrica que suman más de 3.500 MW de capacidad. A través de la empresa Yacibel controla una línea de transmisión de 284 kilómetros de longitud.

En la Región Andina tiene presencia en Colombia y Perú. En el primer mercado cuenta con activos de generación que suman una capacidad instalada de 2.829 MW y tiene el control de la distribuidora Codensa que sirve a 2,2 millones de clientes en la ciudad de Bogotá. En el segundo, Endesa gestiona una capacidad instalada de 1.599 MW y controla junto con Enersis a la distribuidora Edelnor que cuenta con una base de 986.000 clientes.

Y en Brasil participa en todos los segmentos del negocio. En generación cuenta con una capacidad instalada cercana a los 1.000 MW gracias a una central hidroeléctrica (Cachoeira Dourada) y otra térmica (Fortaleza). Endesa gestiona la línea de transmisión entre Argentina y Brasil. Y en distribución controla a las empresas Ampla y Coelce que tiene conjuntamente una base de clientes de cinco millones.

Rafael A. Junquera
Editor