20 de febrero 2014 – Panamá ya tiene su primera central fotovoltaica. Se trata de la planta de Sarigua, de 2,4 MW, situada en la península de Azuero, en el sur del país.

La firma italiana Enel Green Power y el gobierno de esa nación han donado el proyecto, que estará operado por la local Empresa de Generación Eléctrica (EGESA).

La central de Sarigua suministrará electricidad a unas 2.600 familias gracias a sus casi 12.000 paneles solares.

Está previsto que en una segunda etapa se duplique la capacidad de la planta, para alcanzar una potencia de 4,8 MW.

En la inauguración, el secretario de Energía, Vicente Prescott, dijo que “con este proyecto se marcó un inicio de muchos proyectos que están por venir”.

Para más noticias de Latinoamérica.