El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó la concesión de un préstamo de 23 millones de dólares al gobierno de Honduras para financiar la renovación de las centrales hidroeléctricas de Cañaveral y Río Lindo.

Gracias a estas reformas, las plantas incrementarán su capacidad y podrá mantenerse activas al menos otros 30 años, según un comunicado del BID aludido por la agencia Efe.

Las obras incluirán la rehabilitación de las infraestructuras de transmisión que conectan las centrales con el sistema interconectado nacional. De esa forma, se mejorará su eficiencia operacional y la gestión comercial de la producción eléctrica.