Financiaciàƒ³n de nuevos proyectos

Con un clima econàƒ³mico global màƒ¡s favorable, mejoras regulatorias en algunos mercados y un crecimiento en la demanda, las inversiones en el sector de la energàƒ­a vuelven paulatinamente a la regiàƒ³n.

Click here to enlarge image

Durante los àƒºltimos aàƒ±os los inversionistas privados y algunos de los bancos màƒ¡s importantes del mundo no han encontrado un clima favorable en la regiàƒ³n para avanzar con sus inversiones en el sector eléctrico latinoamericano. Es màƒ¡s, durante los àƒºltimos aàƒ±os se ha producido una retirada y una reducciàƒ³n en las inversiones.

Una mejora en las condiciones econàƒ³micas globales y de Latinoamérica parecen estar reactivando el “apetito” por volver a invertir en la regiàƒ³n, especialmente en mercados donde se han producido mejoras en el esquema regulatorio del sector eléctrico-ej. Chile, Brasil y algunos paàƒ­ses centroamericanos.

Las principales fuentes de financiaciàƒ³n de nuevos proyectos llegan de la mano de los propios desarrolladores de los proyectos mediante recursos propios-en forma de deuda, mediante créditos bancarios sindicados con una combinaciàƒ³n entre bancos privados y agencias multilaterales, y los propios gobiernos en aquellos casos-México y Venezuela-donde el ejecutivo mantiene un control total o parcial sobre el sector eléctrico.

México

En México sigue siendo el gobierno el encargado de invertir en el sector eléctrico a la espera de que se lleve a cabo una reforma en la ley que permita al sector privado entrar a competir en el sector de generaciàƒ³n. Mientras esto sucede, Comisiàƒ³n Federal de Electricidad (CFE) se encarga de llevar a cabo la mayoràƒ­a de inversiones en el paàƒ­s-Luz y Fuerza del Centro (LFC) también realiza algunas de las inversiones.

Aàƒºn asàƒ­, el sector privado, de la mano de empresas extranjeras privadas, como Iberdrola, estàƒ¡n contribuyendo a incrementar la capacidad de generaciàƒ³n del paàƒ­s mediante la cogeneraciàƒ³n y como IPPs.

La empresa espaàƒ±ola sigue con sus planes de inversiàƒ³n en este paàƒ­s-y en el resto de Latinoamerica-donde estàƒ¡ apostando por las plantas a gas y por las renovables. En estos momentos la empresa cuenta con 2.696 MW de capacidad instalada en el paàƒ­s, y sus inversiones incluyen la construcciàƒ³n de dos nuevos ciclos combinados-ya estàƒ¡n en construcciàƒ³n-Altamira V de 1.121 MW y que estaràƒ¡ en operaciàƒ³n en 2006 y Tamazunchale de 1.135 MW y que entraràƒ¡ en operaciàƒ³n en 2007. Ademàƒ¡s, desarrollaràƒ¡ parques eàƒ³licos en Oxaca, incluyendo el parque eàƒ³lico La Ventana II, con una capacidad combinada de 150 MW.

Segàƒºn estimaciones publicadas por S&P, México necesita 3.000 MW de capacidad instalada al aàƒ±o en los pràƒ³ximos 10 aàƒ±os si el crecimiento de la demanda, que se sitàƒºa actualmente en el 5%, se mantiene en este periodo.

Ademàƒ¡s de las inversiones del sector privado, la CFE seràƒ¡ responsable de la mayoràƒ­a de nuevos proyectos con fondos que deberàƒ¡n salir de las arcas pàƒºblicas. Las inversiones planeadas de la CFE para los pràƒ³ximos nueve aàƒ±os apuntan a la construcciàƒ³n de 59 centrales eléctricas que sumaràƒ¡n una capacidad de 70.241 MW.

Los màƒ¡s cràƒ­ticos creen que la CFE no podràƒ¡ invertir en suficientes proyectos de generaciàƒ³n con recursos propios por lo que instan a que el sector de generaciàƒ³n se abra al sector privado.

Regiàƒ³n Andina

Otro mercado donde el gobierno cuenta con gran influencia en el sector es Venezuela, paàƒ­s que a diferencia de México, cuenta con los subsidios del petràƒ³leo para llevar a cabo nuevos proyectos de generaciàƒ³n. Por si fuera poco, el paàƒ­s cuenta con todo tipo de recursos-gas, petràƒ³leo y agua.

Aunque el sector estàƒ¡ abierto al sector privado, màƒ¡s del 80% de la electricidad la generan dos empresas estatales: EDELCA y CADAFE. Por lo tanto, las inversiones en nueva capacidad de generaciàƒ³n las llevan a cabo estas dos empresas. La empresa privada que màƒ¡s aporta es AES de Estados Unidos.

Uno de los grandes problemas de Venezuela es el fraude de energàƒ­a y un sistema ineficiente que dificulta la facturaciàƒ³n de los servicios debidamente. Recientemente, CADAFE anunciàƒ³ que iba a invertir hasta 300 millones de dàƒ³lares en proyectos de generaciàƒ³n y en mejorar el sistema de la empresa para evitar pérdidas de ingresos.

La financiaciàƒ³n para llevar a cabo estos proyectos provienen de la Ley Paraguas, el Fondo de Desarrollo Nacional (FODEN) y agencias multilaterales como el BID y la CAF. En 2004, CADAFE, invirtiàƒ³ en las àƒ¡reas de generaciàƒ³n, transmisiàƒ³n y distribuciàƒ³n US$609,7 millones.

EDELCA, por su parte, estàƒ¡ construyendo una gran central hidroeléctrica llamada Tacoma que tendràƒ¡ una capacidad instalada de 2200 MW y entraràƒ¡ en operaciàƒ³n en 2014 si se cumplen los planes previstos. Para 2006 entraràƒ¡ en funcionamiento la expansiàƒ³n de la central hidroeléctrica Caruachi para alcanzar los 2.200 MW de capacidad.

En otros paàƒ­ses como Colombia, donde S&P dice que la demanda crece entre el 2% y 4%, no hay planes de expansiàƒ³n de la matriz. Colombia estàƒ¡ en un momento econàƒ³mico bueno y cuenta con un mercado de capitales local lo suficientemente robusto como para buscar financiaciàƒ³n para nuevos proyectos. Precios relativamente bajos de energàƒ­a estàƒ¡n previniendo un aumento en las inversiones en generaciàƒ³n.

Brasil

Standard & Poor’s (S&P) dice esperar que las empresas generadoras en Brasil empiecen a plantearse la inversiàƒ³n en el sector después de dos aàƒ±os donde se han dedicado a reestructurar su deuda. Estos planes de inversiàƒ³n, dice S&P, habràƒ­an sido impensables hace dos aàƒ±os después de la crisis que azotàƒ³ al sector en 2002. Desde entonces, la demanda ha crecido al 5% anual, por lo que nueva inversiàƒ³n es necesaria para no sufrir racionamientos en el futuro.

Y mientras las utilities se replantean sus planes de inversiàƒ³n, el Banco de Desarrollo Econàƒ³mico (BNDES, por sus siglas en Portugués) ha estado jugando un papel destacado a la hora de financiar en gran medida nuevos proyectos de energàƒ­a eléctrica-al igual que otras multilaterales en toda la regiàƒ³n como CAF, BID, IFC, FMI y el Banco Mundial-especialmente en la parte de generaciàƒ³n con energàƒ­as renovables que se enmarcan dentro del programa Proinfa.

Para la energàƒ­a eàƒ³lica, BNDES aprobàƒ³ un crédito de US$208,5 millones para la puesta en marcha de tres parques eàƒ³licos en el estado Rio Grande do Sul y que juntos seràƒ¡n el complejo eàƒ³lico de mayor tamaàƒ±o de Latinoamérica. Cada parque cuenta con una capacidad de 50 MW y el BDNES cubre el 69% de la inversiàƒ³n total del proyecto, del cual también participan la empresa espaàƒ±ola Enerfin y la alemana Wobben. BNDES tiene previsto aprobar la financiaciàƒ³n de siete proyectos adicionales de energàƒ­a eàƒ³lica, aportando US$365,8 millones de un total de US$628,1 que se necesitan para llevarlos a cabo.

Ademàƒ¡s de estos proyectos eàƒ³licos, el BNDES ha aprobado este aàƒ±o varios proyectos para la construcciàƒ³n de pequeàƒ±as centrales hidroeléctricas que también forman parte del programa Proinfa.

En 2005 BNDES ha aprobado US$275,2 millones para la construcciàƒ³n de cinco centrales hidroeléctricas en diferentes lugares del paàƒ­s y que suman 276,8 MW y que forman parte de Proinfa. Esta financiaciàƒ³n suele cubrir alrededor del 50% del valor total de los proyectos, siendo el resto aportado por los promotores y bancos privados.

Cono Sur

Los dos paàƒ­ses del Cono Sur, Chile y Argentina, viven situaciones muy diferentes.

Mientras Chile cuenta con un marco en el sector, basado en la Ley Corta, que ha atraàƒ­do a los inversores, Argentina estàƒ¡ todavàƒ­a en proceso de salir de una crisis econàƒ³mica que golpeàƒ³ con fuerza al sector energético, donde las inversiones han sido nulas en los àƒºltimos tres aàƒ±os.

En Chile la Ley Corta, que fue aprobada en marzo de 2004, ha tenido un impacto positivo a la hora de atraer a los inversionistas, especialmente en el àƒ¡rea de transmisiàƒ³n, dice un reporte de S&P.

Sin embargo, la crisis del paàƒ­s vecino ha puesto un interrogante sobre algunos de los proyectos a gas que se tenàƒ­an planeados por las principales empresas probadas del sector: Endesa, AES Gener y Colbun. Debido a un cambio en la concertaciàƒ³n de precios, S&P espera que estos suban atrayendo nueva inversiàƒ³n.

En Argentina, las inversiones no se producen debido a unos precios muy bajos de energàƒ­a, producto de la pesificaciàƒ³n y congelaciàƒ³n tarifaria, y una inestabilidad polàƒ­tica y econàƒ³mica. Aàƒºn asàƒ­, desde la crisis de 2002, el consumo de energàƒ­a ha registrado un crecimiento del 20%, segàƒºn datos de la Secretaràƒ­a de Energàƒ­a.

De seguir esta tendencia, donde la demanda crece y la oferta no incrementa, Argentina queda cada vez màƒ¡s expuesta a sufrir racionamientos en 2006 o 2007, si por ejemplo uno de esos aàƒ±os tiene una pobre temporada de lluvias-40% de la generaciàƒ³n es hidroeléctrica.

Por el momento, la àƒºnica inversiàƒ³n en generaciàƒ³n en el horizonte son dos plantas a gas de ciclo combinado que aàƒ±adiràƒ¡n 1.600 MW y que contaràƒ¡ con la financiaciàƒ³n de las empresas privadas del sector y el propio gobierno.

La situaciàƒ³n de los paàƒ­ses en cuanto a las inversiones es dispar y depende de variables tales como situaciàƒ³n polàƒ­tica, econàƒ³mica, precios de energàƒ­a, disponibilidad de combustibles y estructura de mercado.

S&P espera que las inversiones en el sector aumenten en 2006 debido a la recuperaciàƒ³n econàƒ³mica, que ha repercutido en una recuperaciàƒ³n financiera de muchas de las empresas del sector, y a la estabilidad de algunos de los mercados-y otros que estàƒ¡n en vàƒ­as de conseguir dicha estabilidad.

Los bancos multilaterales, que han tomado un rol importante para no dejar desatendidas las necesidades energéticas, los gobiernos y algunos de los jugadores privados de mayor peso seguiràƒ¡n jugando un papel importante para poder seguir invirtiendo en un sector que con la recuperaciàƒ³n econàƒ³mica cada vez lo necesita màƒ¡s.

No posts to display