La eléctrica estatal de Uruguay, UTE, está revisando y cancelación de los contratos de suministro de energía de viento con las empresas privadas que están en retraso de las inversiones, según informes de prensa.

A principios de este año ya canceló los contratos correspondientes a tres parques eólicos con una potencia total de 65 MW.

Lo mismo se decidió para el parque eólico Artigas de 50 MW el cual perdió la fecha límite para la conclusión, a pesar de una solicitud de prórroga hasta junio de 2017 para cumplir su contrato.

UTE ha pedido una multa de US $6 millones para compensar el retraso y al parecer está abierto para armonizar posiciones como el proyecto de Artigas es un valor de US$ 130 millones de inversiones.