Las empresas Cintac, BBosch, así como la tecnológica Axys han formado un consorcio para producir equipos de centrales solares adaptadas al hábitat chileno.

Este grupo trabaja en conjunto con otras empresas alemanas para explotar el potencial del país en esta energía.

También negocian con una compañía italiana para que fabrique paneles adecuados al contexto chileno, de más radiación y menos humedad que en lugares como Australia donde proviene la tecnología hoy disponible.



Con el desierto más árido y seco del mundo, Chile es una de las zonas del planeta con mayor potencial para la energía solar. Pero la tecnología se ha creado para otras latitudes.