Por un corresponsal de Potencia
 
El viento nunca ha sido tan popular en la región. Gracias al advenimiento del uso de energías alternativas, la construcción de parques eólicos va creciendo en Latinoamérica y, según algunos expertos, se espera que este crecimiento tan solo se acelere en los próximos años.
 
En Costa Rica, por ejemplo, un consorcio de inversionistas de Italia, liderados por Valerio Catullo, tiene planes de producir energía haciéndose por primera vez de las excelentes corrientes de viento de las que goza la zona de Guanacaste.
 
El proyecto de inversión, denominado Proyecto Eólico Montes de Oro, espera producir hasta 20 MW con la ayuda de ocho aerogeneradores instalados en una finca de 105 hectáreas, reporta el periódico La Nación.
 
Este no es el primer plan de este tipo en el país de Centro América. Ya se han gestionado nuevos proyectos y además cinco parques eólicos operan ya en Costa Rica , según reportes de prensa.
 
Algunos proyectos se desarrollan en la zona del Guayabo de Bagaces. Ahí tres compañías llevan avanzados permisos para operar los proyectos conocidos como Eólico Guayabo, Los Leones y El Quijote.
 
Eólico Guayabo contará con 50 aerogeneradores, mientras que el segundo proyecto se espera genere hasta 27 MW de energía y comenzará a operar a finales del 2013 o principios del año siguiente.
 
Pero el país centroamericano no es el único que avanza en la construcción de parques eólicos. En Brazil, la energía eólica ha contribuido a aumentar los ingresos de la compañía General Electric (GE).
 
El más grande conglomerado estadounidense ha ganado más de 800 MW de compromisos de turbinas eólicas en las dos primeras licitaciones de energía eólica en Brasil, factor que influye en el crecimiento de sus ingresos los cuales representan cerca del 2,5 por ciento de su ganancia global.
 
“[La energía eólica] es una importante oportunidad no sólo para GE sino que para todo el país. Hubo dos licitaciones en los últimos 12 meses y pudimos captar aproximadamente un 20 por ciento de ambas”, dijo a Reuters Joao Geraldo Ferreira, presidente y presidente ejecutivo de GE, durante el Foro Económico Mundial en América Latina.
 
En Venezuela, su primer parque eólico ha empezado a producir energía recientemente, de acuerdo a algunos reportes de prensa. El proyecto, desarrollado por la española Gamesa y la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), fue construido el verano pasado y se encuentra en la región semi-desértica de La Guajira en el estado de Zulia cerca de la frontera con Colombia.
 
Se espera que al completarse el proyecto en la primera mitad de este año sus 24 aerogeneradores lleguen a producir 30 MW de electricidad.
 
En esa misma región hay planes de desarrollar proyectos de energía eólica que lleguen a producir hasta 400 MW, según lo ha dicho la División de Energía Renovable del Ministerio de Energía y Petróleo de Venezuela.
 
En Mexico, el presidente Felipe Calderón inauguró el año pasado el parque eólico la Rumorosa I en Baja California, que en la actualidad contribuye el 80 por ciento de la energía necesaria en el sistema de iluminación en Mexicali.
 
En Uruguay se han recibido 21 ofertas validas para desarrollar parques eólicos, de acuerdo a Ramón Méndez, director de Energía Eléctrica de Uruguay o UTE. Agregó asimismo que en el 2015 el país podría depender en algunas noches de verano en un 70 por ciento de la energía eólica.
 
Y los parques eólicos no solo tienen el apoyo de la inversión de capital, pero también el público en general considera que este tipo de energía debe promoverse más. En Argentina, un sondeo de Greenpeace reveló que el 64 por ciento de los entrevistados prefiere que el financiamiento previsto para la central nuclear Atucha II se invierta en programas de energía eólica.
 
“A 25 años del desastre de Chernobyl y a pocos meses de la tragedia de Japón, queda demostrado el contundente rechazo de los argentinos a la energía nuclear y la existencia de una posición sostenida de la población con respecto al desarrollo de este tipo de energía”, afirmó Ernesto Boerio, coordinador de la campaña de Clima.
 
Argentina tiene ya en marcha parques eólicos. El país tiene ya instalados 32.2 MW de energía eólica, incluyendo el parque eólico de Arauco con doce aerogeneradores de 2.1 MW cada uno. En el 2010, Impsa ganó un contrato para duplicar la capacidad de esta planta y llegar a generar 50 MW.
 
Colombia por su parte tiene un gran potencial en energía eólica. El presidente de ese país, Juan Manuel Santos. dijo recientemente en una visita a Alemania: “La cuota de mercado de la energía eólica es de momento insignificante, pero el potencial es inmenso. Los expertos me dicen que La Guajira, en el norte del país, es uno de los lugares más privilegiados del mundo”.
 
Y junto a La Guajira se sumarán más partes privilegiadas de la región Latinoamericana.