10 de abril 2014 – El Parlamento de Brasil está discutiendo un proyecto de ley que obligue a los distribuidores de energía a comprar electricidad a centrales hidroeléctricas de pequeña escala, es decir, plantas que no superen los 30 MW de potencia instalada.

Según Seenews, que cita al diario brasileño ‘Jornal da Energia’, esta norma ayudaría a mantener el perfil favorable a las renovables existente hoy en Brasil, así como impulsaría la economía nacional con nuevos puestos de trabajo.

Los distribuidores invitarán a los productores hidroeléctricos a subastas cada año para contratar al menos el 5 por ciento del aumento de la demanda anual.

Para más noticias de Latinoamérica.