Por un corresponsal de Potencia

29 de junio 2012 – En Estados Unidos hay un debate abierto sobre la continuidad de las subvenciones gubernamentales a las empresas que desarrollen su actividad en el sector de las energías limpias, especialmente la eólica y la solar. El potencial de ese país para la generación de electricidad a través de estos medios debe cerrar la discusión y avalar la continuidad de los subsidios públicos.

También apuntan a que la financiación continuará llegando a proyectos de energías limpias hechos como el apoyo que los norteamericanos están brindando a países latinoamericanos a través de la Agencia de Estados Unidos para el Comercio y el Desarrollo (USTDA, en sus siglas en inglés).

Dicha agencia destinará más de dos millones de dólares a investigación sobre proyectos en renovables en México, Brasil y Colombia, indica Informe 21.

Según esta publicación, la USTDA pretende cumplir las metas de la Alianza de Energía y Clima de las Américas (ECPA), cuyo principal objetivo consiste en paliar los efectos del cambio climático en el continente americano.

Fondos de la USTDA financiarán los estudios de viabilidad sobre plantas de energía eólica en México. En ese mismo país investigarán la posibilidad de generación de electricidad recolectando los gases ocasionados por los vertederos de basuras.

En Brasil, la USTDA aportará fondos para un proyecto similar a este último. Se trata de la producción de energía a través de la recuperación de los gases generados por los vertederos de la ciudad de Santo André, ubicada en el estado de São Paulo, uno de los más poblados del país.

Y en Colombia se pretende financiar el proyecto de un parque eólico y otro solar en la región cercana a la costa caribeña.

México es uno de los mercados más atractivos para la inversión en energías renovables. El gobierno de Felipe Calderón, que ahora finaliza su mandato, ha apostado claramente por la transición de los hidrocarburos hacia las fuentes limpias de producción eléctrica.

En los planes gubernamentales se encuentra el objetivo de elevar la aportación de las renovables hasta el 35 por ciento de la capacidad total instalada en el país azteca para el año 2025.

El Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) destaca las ventajas existentes en México para la apertura de plantas solares, parques eólicos y otras fuentes renovables. De acuerdo con Francisco Garzón Morales, consejero de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España, “las numerosas horas de luz” o “la velocidad del viento” son una garantía de beneficio para las empresas que gestionen esos proyectos.

La apuesta mexicana por la energía eólica se refleja en este dato: el 76,6 por ciento de los proyectos en renovables están basados en esta fuente, lo que lo sitúa muy por delante de las granjas solares.

El Instituto de Investigaciones Eléctricas (IIE) y la Secretaría de Energía (SENER) señalan que la capacidad disponible en México para la producción eléctrica por medio de la energía eólica alcanzaría los 71.000 MW. Actualmente, la producción podría alcanzar los 2.200 MW a finales de 2012.

El istmo de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca, es una de las áreas con mayor influencia del viento. También los estados de Tamaulipas, Baja California, Veracruz,
Sinaloa y Yucatán, indica la Asociación Mexicana de Energía Eólica.

Las españolas Iberdrola y Gamesa son algunas de las empresas mejor posicionadas en el mercado mexicano de las energías limpias.

En Brasil, los poderes públicos también están mostrando su firme compromiso con las fuentes limpias de electricidad, y en especial con los parques eólicos.

Energías Renovables publicó recientemente que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) y el Banco de Brasil destinarán 300 millones de euros a la puesta en funcionamiento de 10 proyectos en los estados de Bahía y Río Grande del Norte.

Dichas granjas eólicas estarán gestionadas por la empresa Força Eólica do Brasil, que controlan Iberdrola y Neoenergía. La suma de la producción de todos esos parques alcanzará una potencia total de 288 MW, y ya han comenzado las obras de varios de ellos.

Desarrollo de energías renovables está en la cima de la agenda política en muchos países de América Latina, pero el apoyo – tanto las subvenciones públicas o de inversiones privadas, o ambos – es fundamental para el éxito de esta industria.

Para más noticias de Latinoaméra.