4 de febrero 2011- Dos nuevas plantas de generación térmica, con una potencia total de 190 MW, han sufrido al menos un mes de retraso en Ecuador, según reporta El Comercio.
 
De acuerdo a la nota de prensa, las centrales, a instalarse en Santa Elena y Quevedo, tienen un costo aproximado de US$220m y fueron adjudicadas a la empresa Equitatis el verano pasado.
 
Con la instalación de estas nuevas plantas las autoridades pretender lidiar con la baja producción de energía en la Central Hidroeléctrica Paute, la mayor generadora de energía en el país, durante la época en la que el nivel de agua está al más bajo (de septiembre a mayo).
 
Sin embargo, las nuevas plantas deberían haber empezado a funcionar en noviembre y a pesar de una prórroga para enero las centrales aún no funcionan.
 
Según las fuentes, 90 MW instalados en Santa Elena están aún en etapa de pruebas y los 100 MW restantes, que generarán desde Quevedo, entrarán a pruebas en febrero próximo.
 
El retraso en las centrales habría sido motivado por un atraso en los pagos a Equitatis, el periódico especuló.
 
Para más noticias de Latinoaméra.