Dos centrales térmicas y dos nucleares al rescate

Argentina pone dos aàƒ±os después en marcha su Plan Energético Nacional 2004-2008, donde la energàƒ­a térmica y nuclear deben evitar un crisis en el sector

Después de varios aàƒ±os sin ninguna inversiàƒ³n en el sector eléctrico, Argentina necesita con urgencia iniciar la expansiàƒ³n de su matriz de generaciàƒ³n. Desde el aàƒ±o 2002, la inversiàƒ³n en este sector no ha existido debido a la congelaciàƒ³n de las tarifas una vez el peso argentino dejàƒ³ de estar pegado al dàƒ³lar estadounidense. Desde entonces, invertir en cualquier tipo de infraestructura de energàƒ­a, entre otros motivos porque los insumos son en dàƒ³lares y la facturaciàƒ³n se produce en pesos congelados, ha sido una proposiciàƒ³n inviable para los jugadores existentes.


Argentina necesita aumentar su capacidad de generaciàƒ³n
Click here to enlarge image

Y mientras la oferta no encontraba un ambiente propicio para nueva inversiàƒ³n, el paàƒ­s se ha ido recuperando econàƒ³micamente y la demanda de energàƒ­a eléctrica ha ido a la par con el crecimiento econàƒ³mico iniciando una escalada. El desfase entre una estancada oferta y el crecimiento de la demanda tiene hace meses a este mercado al borde del abismo, segàƒºn analistas del sector.

Y mientras esto sucede desde algunos sectores critican al gobierno por no contar con un plan estratégico a largo plazo, aunque reconocen la dificultad de moverse en un ambiente tan adverso.

Asàƒ­ pues, por el momento, la soluciàƒ³n para aumentar el parque generador pasa por la construcciàƒ³n de dos centrales térmicas en las provincias de Buenos Aires (la planta se llamaràƒ¡ General San Martàƒ­n) y Santa Fe (General Belgrano) de 800 MW cada una y la finalizaciàƒ³n de las obras de la central nuclear Atucha II. Ademàƒ¡s, se estàƒ¡ estudiando la posibilidad de construir una nueva planta nuclear en el paàƒ­s dependiendo del éxito en la finalizaciàƒ³n de Atucha II. Estas dos maniobras son parte del plan estratégico para el sector eléctrico elaborado y presentado en 2004 y que dos aàƒ±os después se pone en marcha.

Dos nuevos ciclos combinados

Lo màƒ¡s curioso de las dos centrales térmicas es que las dos seràƒ¡n financiadas por el propio gobierno en sociedad con las generadoras mediante un fondo mixto creado como consecuencia de los desfases en los precios de energàƒ­a producidas por la congelaciàƒ³n de las tarifas. Esta inversiàƒ³n mixta entre las generadoras y el gobierno obtuvo inicialmente la resistencia de las generadoras que no entendàƒ­an para que iban a entrar en una inversiàƒ³n con el gobierno en un mercado donde ellos mismos voluntariamente no veàƒ­an incentivos para hacerlo. Aàƒºn asàƒ­, parece que las generadoras a falta de encontrar una soluciàƒ³n para cobrar lo que se les adeuda accedieron a entrar en esta operaciàƒ³n que debe rescatar en el corto plazo, por lo menos, al sector eléctrico en el paàƒ­s.


Complejo nuclear Atucha
Click here to enlarge image

Las dos centrales térmicas requeriràƒ¡n una inversiàƒ³n de màƒ¡s de 800 millones de dàƒ³lares. Excluyendo a México, estos dos proyectos térmicos son de los màƒ¡s importantes en el horizonte del sector eléctrico en la regiàƒ³n en lo que a ciclos combinados ser refiere. Por ello, las principales compaàƒ±àƒ­as del sector no ha dejado pasar la oportunidad para presentarse a la licitaciàƒ³n. El contrato se lo jugaràƒ¡n la alemana Siemens, la francesa Alstom, la estadounidense General Electric (GE) y la japonesa Mitsubishi. Las empresas ganadoras suscribiràƒ­an un contrato de llave en mano y uno de mantenimiento de las centrales de 10 aàƒ±os.

El gobierno espera firmar el contrato con la empresa ganadora-o empresas-durante el mes de octubre. Dichas plantas se espera entren en operaciàƒ³n durante el primer trimestre de 2008. De todas maneras el gobierno informàƒ³ que 1.000 de los 1.600 MW de estas usinas seràƒ¡n ofrecidos durante el 2007 cuando las plantas funcionen en ciclo simple. Los restantes 600 MW se aàƒ±adiràƒ¡n una vez se conviertan estas plantas a ciclo combinado en 2008.

A pesar de la entrada de estas centrales, Argentina enfrenta retos importantes con el gas natural a pesar de que recientemente incrementàƒ³ de nuevo sus exportaciones de este insumo a Chile. Bolivia planea aumentar hasta en un 20 por ciento los precios del gas natural que exporta a Argentina y cuyo incremento seràƒ¡ absorbido por Chile en sus importaciones desde este paàƒ­s. Esta situaciàƒ³n vuelve a tensar la cuerda diplomàƒ¡tica entre ambas naciones. El aumento en el precio del gas estaràƒ­a directamente relacionado con la construcciàƒ³n de un gasoducto entre Bolivia y Argentina, gasoducto del Nordeste, que incrementaràƒ­a las exportaciones de 7,7 millones de càƒºbicos al dàƒ­a actuales a 27,7 millones càƒºbicos.

Dos plantas nucleares

Argentina cuenta con dos centrales nucleares y una en construcciàƒ³n, conocida como Atucha II y cuyas obras se iniciaron en 1981 y quedaron paralizadas en 1994. Ademàƒ¡s de esta planta en construcciàƒ³n, el gobierno estaràƒ­a estudiando la posibilidad de construir una cuarta planta nuclear.

La central Atucha II aàƒ±adiràƒ¡, una vez entre en operaciàƒ³n, 750 MW de potencia a la matriz de generaciàƒ³n y su finalizaciàƒ³n requeriràƒ¡ de una inversiàƒ³n de unos 500 millones de dàƒ³lares. El gobierno estima que esta central deberàƒ­a entrar en operaciàƒ³n en 2009.

Argentina ya tiene un importante historial en cuanto a centrales nucleares ser refiere. La primera central de estas caracteràƒ­sticas se instalàƒ³ en este paàƒ­s en el aàƒ±o 1971 e iniciàƒ³ operaciones en 1974, bajo el nombre Atucha I. Esta central, ubicada en Lima, provincia de Buenos Aires, cuenta con una capacidad instalada de 357 MW y fue la primera central nuclear en ponerse en funcionamiento de manera comercial en Latinoamérica.

Ademàƒ¡s en el aàƒ±o 2001 esta central fue la primera en el mundo en utilizar agua pesada y uranio levemente enriquecido. Desde que iniciàƒ³ sus operaciones àƒºnicamente ha tenido una parada en 1989 y ha generado màƒ¡s de 60.000 GWh con un factor de disponibilidad acumulada del 71,2 por ciento y un factor de carga acumulado del 68,1 por ciento.

Ademàƒ¡s cuenta con la central nuclear Embalse Ràƒ­o Tercero que iniciàƒ³ operaciones comerciales en 1983, nueve aàƒ±os después de aprobarse su construcciàƒ³n, en la provincia de Càƒ³rdoba. La central tiene una capacidad instalada para la generaciàƒ³n de energàƒ­a eléctrica de 2.109 MW.

Pero no estàƒ¡ claro que todos los sectores en este paàƒ­s estén a favor de incrementar la energàƒ­a eléctrica mediante plantas nucleares. Después del accidente de Chernobyl y sus desastrosas consecuencias, el mundo mira con recelo a este tipo de plantas. De hecho Greenpaece en Argentina se opone a la construcciàƒ³n de esta planta desde hace varios aàƒ±os y propone la utilizaciàƒ³n de otras fuentes alternativas de energàƒ­a como la energàƒ­a eàƒ³lica. Destaca que en el plan de Argentina no parece haber un plan para la utilizaciàƒ³n de este tipo de fuentes de energàƒ­a alternativas, especialmente en una coyuntura donde son muchos los paàƒ­ses mirando a este tipo de fuentes de generaciàƒ³n.

Sin embargo, sàƒ­ se planea aumentar la capacidad hàƒ­drica junto con estos planes de energàƒ­a nuclear y de las dos plantas térmicas a gas natural.

Hydroelectricidad

El gobierno argentino también espera finalizar la obra hidroeléctrica Yaciretàƒ¡ que comparte con Paraguay. Esta obra es una impresionante central hidroeléctrica que terminada contaràƒ­a con una capacidad instalada de 1.272 MW y supondràƒ­a un aporte sustancial para las necesidades del paàƒ­s.

En la actualidad esta planta àƒºnicamente tiene una potencia instalada de 375 MW y su terminaciàƒ³n supondràƒ­a la adiciàƒ³n de 900 MW al sistema, algo que puede suceder, segàƒºn los planes presentados por el gobierno, a finales de la primera mitad de 2008. Durante la finalizaciàƒ³n total del proyecto, se iràƒ¡n sumando MWs de potencia y asàƒ­ se espera que unos 433 MW entre en operaciàƒ³n a mediados de 2007.

No posts to display