Por un corresponsal de Potencia

PowerGrid, una compañía estatal de la India, está expandiendo sus operaciones en el extranjero en sus esfuerzos de separar sus funciones de administración de energía y viene a América Latina. La compañía, que es la más grande firma de transmisión en la India, está planeando la compra de acciones en negocios en Paraguay y Argentina, según un artículo de Utpal Bhaskar escrito para LiveMint.com.

El anuncio forma parte de una estrategia más amplia de depender cada vez menos del mercado local y de tomar ventaja de las ofertas en acciones como resultado de la crisis financiera mundial, dijo la nota.

“Estamos explorando y siguiendo oportunidades en Argentina y Paraguay,” dijo un alto ejecutivo de PowerGrid, quien no quiso ser identificado en el artículo. “Debemos salirnos de tan solo una geografía ya que el mercado de la India es uno regulado.”

Amol Kotwal, director delegado de sistemas de energía y poder para la práctica de Sur Asia y Asia del Oeste para Frost & Sullivan, le dijo a la publicación que la compra de acciones de PowerGrid en el exterior le ofrecerán a la compañía oportunidades de ventas en mercados fuera de India lo que reducirá su dependencia en el mercado local.

Como parte de sus acuerdos, PowerGrid recibirá una garantía de retorno de su inversión de un 15.5 por ciento en el mercado de India, aseguró la nota. La firma opera un circuito de transmisión de línea de 86,000 kilómetros.

Otro ejecutivo de PowerGrid dijo a la publicación que la compañía está buscando cómo expandir sus horizontes. “Esto puede pasar creando nuevos negocios o mediante la adquisición de compañías ya existentes en otros mercados. Estamos explorando posibilidades en Argentina y Paraguay,” dijo la fuente que tampoco fue nombrada.

Este proyecto forma parte de un movimiento más amplio del desarrollo de línea de transmisión en la región a medida que las demandas energéticas y la población aumenta en Latinoamérica. Muchos países se encuentran construyendo nuevas líneas de transmisión o mejorando los sistemas ya existentes.

En Panamá, por ejemplo, la Empresa de Transmisión Eléctrica, ha anucniado que ampliará los servicios de transmisión eléctrica en sus esfuerzos para mejorar la distribución de energía en la subestación de Changuinola, que contribuye con 34,5 MW de potencia.

Asimismo, en Brasil, El Ministerio de Minas y Energía ha dicho que comenzarán trabajos para el mejoramiento de transmisión, una central termoeléctrica. La empresa federal Eletrobras Eletronorte estará a cargo del programa los trabajos de mejoramiento en la red de transmisión, dijo en un comunicado. Estos se ejecutarán en el estado de Mato Grosso, centro-oeste del país.

Debido al incremento en la demanda local, Potencia reportó a inicios de este año que Perú busca la construcción de dos líneas de transmisión. La primera es la de Zapallal-Trujillo, con una capacidad de 500 kV. Dicha línea ha sido concedida al grupo colombiano ISA a principios de este año por un período de 30 años, que es lo que tardará en construirla.

La construcción de la línea de 530 kilómetros y las subestaciones asociadas tardará 30 meses. ISA se adjudicó el contrato en noviembre del 2009, después de ofrecer un costo de servicio por año de US$25.8 millones.

Para algunos países, como Chile, el desarrollo de mejores líneas de transmisión es imperativo. Recientes apagones en el país han sido vinculados a las limitaciones en las líneas de transmisión.

Sebastián Bernstein, ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía de Chile, ha dicho que más allá del problema de sequía que también ha experimentado el país, los problemas de transmisión son los más importantes para hacer frente a la crisis energética que enfrenta el país, según reporta Noticias Financieras.

Los esfuerzos de mejoras en las líneas de transmisión van más allá de iniciativas locales. Delegados de seis países de Centroamérica discutieron este año un posible sistema de interconección eléctrica.

Estimados oficiales, publicados por Bernama, aseguran que la creación de una red energética costará unos US$594 millones que serán financiados a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), según reportó Potencia.

Los dignatarios de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá se reunieron para discutir como esablecer un vínculo más profundo en ese campo con el uso de cables de alta tensión, torres, y cables de fibra óptica.

Para más noticias de Latinoaméra.