La Corte Suprema de Chile autorizó la construcción del proyecto hidroeléctrico Cuervo, que generará 640 MW y estará operado por el consorcio Energía Austral.

El tribunal rechaza así una apelación de la Fiscalía de Medio Ambiente promovida por la agencia geológica Sernageomin. Ésta advertía de los riesgos que el proyecto conlleva al pretender ubicarse en la región de Aysén, conocida por su actividad volcánica.

Energía Austral, consorcio formado por Glencore Xstrata y Origin Energy, está considerando construir una línea submarina para conectar la central con los principales centros de consumo energético de Chile, indica Seenews.