16 de noviembre 2010 – El gobierno de Nicaragua ha fijado un plazo de cuatro años para la construcción de una presa de gran tamaño que embalsará el río San Juan.
 
Se espera que este proyecto, denominado ‘Brito’, sea en 2015 la más importante fuente de electricidad de este país centroamericano, con una capacidad de generación de 250 MW, informa el local ‘La Nación’.
 
El control del cauce del San Juan en su camino hacia el Caribe podría causar daños ambientales, tales como la desecación de humedales. Estos daños afectarían a la vecina Costa Rica.
 
El San Juan es navegable en su curso bajo. La presa causaría el descenso del caudal, lo que afectaría a la navegación.
 
Sin embargo, las autoridades nicaragüenses seguirán adelante con el proyecto y han encargado a una empresa brasileña un estudio del terreno.
 
Para más noticias de Latinoaméra.