Colombia estàƒ¡ preparada para enfrentarse a El Niàƒ±o

Al revés que su vecino Ecuador y Venezuela, Colombia se siente preparada para enfrentar el fenàƒ³meno de El Niàƒ±o gracias a su estabilidad regulatoria y estructura de mercado

Por redacciàƒ³n Potencia

La regiàƒ³n Andina, una vez màƒ¡s, se enfrenta al ataque del fenàƒ³meno meteorolàƒ³gico conocido como “El Niàƒ±o”, esperando que sus efectos sean lo màƒ¡s moderados posibles ya que su impacto no sàƒ³lo ataàƒ±e al sector de la generaciàƒ³n eléctrica de los diferentes paàƒ­ses de esta regiàƒ³n, sino a todas sus economàƒ­as que lo padecen de forma generalizada. Colombia es uno de los paàƒ­ses que, sin duda, sufriràƒ¡ los efectos de este fenàƒ³meno durante lo que queda de este aàƒ±o y principios de 2010. El sector eléctrico de este paàƒ­s parece estar mejor preparado para hacer frente a las contingencias de este fenàƒ³meno que sus vecinos Ecuador o Venezuela, con los que mantiene una relaciàƒ³n comercial de exportaciàƒ³n de energàƒ­a eléctrica.

Click here to enlarge image

El Niàƒ±o afecta a la capacidad de las centrales hidroeléctricas debido a las sequàƒ­as que provoca en la época de lluvias evitando que los embalses se carguen del agua necesaria para pasar el resto de estaciones del aàƒ±o. Por lo general, los paàƒ­ses de la Regiàƒ³n Andina tienen una sobre dependencia en la generaciàƒ³n hidroeléctrica, siendo Colombia uno de los que ha equilibrado màƒ¡s su matriz entre las centrales hidroléctricas y las térmicas.

De hecho, Ecuador, con quien ademàƒ¡s tiene ciertas divergencias polàƒ­ticas, estàƒ¡ sufriendo una importante crisis en su sector eléctrico que han obligado a racionar en ciertos momentos del dàƒ­a el suministro de energàƒ­a eléctrica. Debido a las dificultades por las que atraviesa este mercado, sus dirigentes solicitaron el aumento de las exportaciones de energàƒ­a desde Colombia que habàƒ­an ido descendiendo en los àƒºltimos tiempos debido a la entrada en operaciàƒ³n de algunas centrales y a las condiciones hàƒ­dricas.

Sin embargo, esta tendencia se ha revertido y Ecuador vuelve a necesitar de las importaciones para poder resistir este temporal provocado por El Niàƒ±o. Ademàƒ¡s, Ecuador se encuentra aàƒºn reorganizando su mercado con vistas a que nuevas centrales como Coco Sinclair, de 1.500 MW, entren en operaciàƒ³n.

A mediados de noviembre el Ministerio de Minas y Energàƒ­a de Colombia aprobàƒ³ aumentar sus exportaciones a Ecuador. El organismo pàƒºblico explica en su comunicado que Colombia se puede permitir el incrementar la exportaciàƒ³n ya que aàƒºn tiene en su arsenal térmico centrales que no estàƒ¡n siendo utilizadas debido a su elevado costo y cuyo uso se reserva a situaciones de emergencia en el mercado local. Con esta medida Colombia no compromete su capacidad hàƒ­drica actual, la cual estàƒ¡ en un periodo de recarga para poder hacer frente a la demanda entre los meses de diciembre y marzo de 2010, cuando se espera que la sequàƒ­a se acentàƒºe como consecuencia del fenàƒ³meno meteorolàƒ³gico. En caso de que la sequàƒ­a afecte a la capacidad hidroeléctrica de Colombia, estos recursos se utilizaràƒ­an para abastecer la demanda local. En total, Colombia posee siete plantas térmicas con una capacidad combinada de 627 MW que pueden ser utilizadas para abastecer a Ecuador.

La transferencia de energàƒ­a entre Ecuador y Colombia se lleva a cabo a través de dos làƒ­neas de transmisiàƒ³n: Tulcvàƒ¡-Ipiales de 138 kV y Pomasqui-Jamondino de 230 kV.

Colombia tiene el convenciniemto de que su estructura de generaciàƒ³n estàƒ¡ protegida a pesar de que los embalses sufriràƒ¡n una caàƒ­da en su capacidad. “La demanda de energàƒ­a en Colombia se podràƒ­a atender incluso si la sequia se mantiene por un aàƒ±o y es tan fuerte como la peor de la historia del paàƒ­s hace 20 aàƒ±os”, dice Diego Herrera Caipa, asesor de comunicaciones de Comisiàƒ³n de Regulaciàƒ³n de Energàƒ­a y Gas (CREG).

Esta tranquilidad aparente con la encara Colombia El Niàƒ±o se debe, dicen agentes de mercado, al esquema regulatorio denominado “Cargo por Confiabilidad” que entràƒ³ en vigencia en diciembre de 2006 y que supuso una evoluciàƒ³n de los anteriores esquemas de “Cargo por Capacidad” iniciado en 1997 y “Cargo por Potencia” en 1995. Este esquema ofrece, por un lado, estabilidad juràƒ­dica y, por otro, las condiciones financieras para el desarrollo de nuevos proyectos. Ademàƒ¡s, establece las obligaciones para garantizar la entrega de energàƒ­a cuando la demanda la requiera. El Cargo por Confiabilidad contempla la realizaciàƒ³n de subastas para garantizar energàƒ­a en firme. Mediante las subastas realizadas en 2008 y 2009 el mercado colombiano se ha asegurado la energàƒ­a suficiente para cubrir la demanda hasta noviembre de 2014. Se espera pues que nueve proyectos entre en operaciàƒ³n en este periodo aàƒ±adiendo 6 GW adicionales de capacidad.

En estos momentos, dice un comunicado de XM, filial de grupo empresarial ISA, encargada de prestar los servicios de coordinaciàƒ³n de la operaciàƒ³n de los recursos del Sistema Interconectado Nacional (SIN) y la administraciàƒ³n del mercado mayorista, los embalses de Colombia estaban a principios de noviembre al 70 por ciento de su capacidad total, nivel 10 puntos porcentuales por encima del nivel de alerta. El nivel actual de los embalses se debe a la utilizaciàƒ³n de las centrales térmicas y a las abundantes lluvias registradas en el mes de octubre. Los embalses que màƒ¡s afectan al desempeàƒ±o de las centrales hidroeléctricas, cuentan con niveles superiores a la media. Asàƒ­, el embalse El Peàƒ±ol, el de mayor importancia para el sector eléctrico, contaba a principios de noviembre con el 81 por ciento de su capacidad, mientras que los embalses Chivor y Guavio registraban niveles del 90 y 72 por ciento, respectivamente.

A pesar de que Colombia parece estar protegida contra El Niàƒ±o, los caudales redujeron sus volàƒºmenes en un 40 por ciento durante los meses de octubre y septiembre. Esta situaciàƒ³n, dicen funcionarios de CREG, ha provocado que las centrales térmicas cubran la demanda existente para ayudar a los embalses a recuperar el terreno perdido debido a las sequàƒ­a.

Ademàƒ¡s de estar cubierto en su mercado interno gracias a sus reservas hàƒ­dricas, Colombia exporta energàƒ­a a Venezuela y ha tenido ya encuentros con el gobierno de Panamàƒ¡ para oficializar la interconexiàƒ³n con este paàƒ­s. Esta interconexiàƒ³n, cuyas bases técnicas se estàƒ¡n tratando entre ambas naciones, le daràƒ­a a Colombia acceso al mercado de Centroamérica (SIEPAC) una vez que éste entre en operaciàƒ³n comercial.

El mercado y planes de expansiàƒ³n

Colombia cuenta con una capacidad instalada de 13,5 GW en el SIN, lo que representa un incremento de 78 MW con respecto a la capacidad instalada a finales de 2007. Segàƒºn datos del CREG, la demanda màƒ¡xima del mercado se sitàƒºa en los 8,5 GW. El mercado estàƒ¡ dominado por la generaciàƒ³n de centrales hidroeléctricas que cuentan con una participaciàƒ³n de mercado de generaciàƒ³n en el SIN de un 67 por ciento, aproximadamente. El parque térmico, conformado principalmente por centrales a gas natural y carbàƒ³n, tiene un 33 por ciento de participaciàƒ³n de mercado. Esta proporciàƒ³n entre centrales térmicas e hidràƒ¡ulicas hace que los funcionarios del CREG definan el mercado como “hidrotérmico”.

El SIN ademàƒ¡s cuenta con 24.113 kilàƒ³metros de làƒ­neas de transmisiàƒ³n.

La crisis econàƒ³mica global ha tenido un impacto en la demanda de energàƒ­a eléctrica, la cual pasàƒ³ de un incremento del cuatro por ciento en 2007 a 1,4 por ciento en 2008.

Por ahora Colombia contempla una expansiàƒ³n de su matriz que sigue estando basada en el aprovechamiento de sus recursos hàƒ­dricos y sus reservas de carbàƒ³n. Segàƒºn datos proporcionados por el CREG, tan sàƒ³lo el 10 por ciento de los recursos hàƒ­drico del paàƒ­s han sido aprovechados para la generaciàƒ³n de energàƒ­a eléctrica.

Por el momento, las energàƒ­as renovables no convencionales tienen una participaciàƒ³n simbàƒ³lica en este mercado, siendo la eàƒ³lica y la cogeneraciàƒ³n a base de bagazo de caàƒ±a las que estàƒ¡n siendo probadas de forma experimental.

A diferencia de otros paàƒ­ses de la regiàƒ³n, la energàƒ­a nuclear no entra en los planes de expansiàƒ³n al considerar que hay suficientes alternativas antes de tener que recurrir a la controvertida energàƒ­a atàƒ³mica.

En definitiva, Colombia goza de una salud relativa envidiable con respecto a sus vecinos. No sàƒ³lo parece tener asegurada su capacidad de abastecer la demanda interna, sino que se muestra como un mercado con clara vocaciàƒ³n internacional, gracias a sus interconexiones con Venezuela, Ecuador y pronto con Panamàƒ¡. Esta estrategia no sàƒ³lo le aporta ingresos atàƒ­picos, sino que le posiciona para poder beneficiarse del intercambio eléctrico con tres paàƒ­ses diferentes de forma directa e indirecta con todo Centroamérica cuando se concrete la interconexiàƒ³n con Panamàƒ¡.

More Middle East Energy Issue Articles

Articles Archives

No posts to display