Por un corresponsal de Potencia
 
En Chile se viene estudiando la alternativa nuclear desde hace algún tiempo como una opción de energía más limpia y abundante para contrarrestar los efectos climáticas y depender menos de los recursos tradicionales como el carbón y el petróleo.
 
Empresas transnacionales como Areva, General Electric y Westinghouse han expresado su interés en instalar y promover esa tecnología en el país sudamericano.
 
Pero hay una empresa a lo mejor menos conocido, la empresa norteamericana DBI, que abrió su filial chilena a finales del año pasado, que ha dado pasos gigantes en la creación del primer reactor nuclear en Chile.
 
DBI tiene como meta instalar un reactor no modular, a base de torio, con la capacidad de generar inicialmente 25 MW de electricidad con una inversión de US$40 millones, según reporta la prensa chilena.
 
La instalación del reactor necesita una inversión del 15 por ciento o US$6 millones del monto inicial requerido por parte de un inversionista.
 
Contrario a otras empresas en el sector, DBI usa como combustible un mineral llamado torio, que es mucho más abundante que el uranio y que incluso existe en el norte de Chile. Otra ventaja de este material es que es mucho menos dañino para el medio ambiente, lo cual hace la propuesta de DBI bastante atractiva.
 
El uranio ha sido hasta la fecha el ingrediente utilizado por la tecnología convencional nuclear para producir una reacción en cadena autónoma después del alcanzar una masa crítica. Pero los expertos señalan que la contaminación de isótopos venenosos (como el samario y el xenón) tarde o temprano impide que la reacción sea sustentable, y así las barras de combustible deben ser substituidas, de acuerdo a un artículo de la publicación Electricidad de Chile.
 
“Para ese entonces sólo aproximadamente el 4 por ciento del combustible ha sido usado, y la alta cantidad de material fisible todavía presente es un riesgo de radiación para generaciones innumerables”, explica a la revista Héctor D´Auvergne, socio fundador de la compañía.
 
D’Auvergne es un chileno nacionalizado estadounidense de origen francés que ha atraído la atención de la prensa chilena por su idea de llevar el reactor al país. D’Auvergne emigró a California en los 60 y luego estudió en Berkeley ingeniería eléctrica. De ahí inició una carrera y una empresa ligada a la tecnología nuclear.
 
En este sentido es que DBI comenzó el diseño de su reactor tomando en cuenta la minimización de los desechos. “Usando un ciclo de breed-and-burn, donde el combustible no utilizado permanece en el reactor, se reduce el volumen y la toxicidad de desechos por más de un 90 por ciento”, ha dicho en entrevista.
 
De acuerdo a diversos estudios, el torio se presenta en niveles de concentración más altos en los minerales (entre 2 por ciento y 10 por ciento por peso) que el uranio (0,1-1 por ciento por peso). Esto hace que la recuperación del primero cause menos daño al medio ambiente que la minería de carbón o uranio.
 
El torio se encuentra en diversos minerales, siendo el más común el monazite, que promedia entre un 6 por ciento y 7 por ciento de óxido de torio, según Electricidad, el informativo energético de Chile.
 
El torio a nivel mundial que puede ser económicamente extraíble superaría las 1.165.000 toneladas métricas, concentrando Australia, India y Noruega más del 60 por ciento de ellas, de acuerdo al United States Geological Survey Mineral Commodity Summaries de enero de 2008.
 
Se espera que si este reactor nuclear se instala en Chile será ideal para ayudar al funcionamiento de plantas desalinizadoras en el norte del país. Estas plantas requieren unos 10 MW de electricidad, de acuerdo a Francisco Aguirre, socio de Electroconsultores y asesor de DBI Chile.
 
Las dos plantas desalinizadoras que surgen como candidatas para contar con el reactor a base de torio son: una del grupo Luksic en Antofagasta, y otra es una prevista para Copiapó hacia el 2015.
 
Con el accidente nuclear actual en el complejo de poder Fukushima-Diiachi nucleares en Japón, que utiliza el uranio y el plutonio como fuente de combustible, bien podemos ver en otros países a explorar el potencial de torio también.