Chile ha otorgado la autorización ambiental para la construcción de la planta de almacenamiento de energía más grande del mundo, en la región norteña de Atacama, que aportará con 260 MW al sisteme energético nacional.

La planta, que será construida por Solar Reserve, se encontrará en una de las zonas más áridas del planeta y rica en minerales.

Se espera que la planta comience sus operaciones en cuatro años, según un comunicado de prensa.

El proyecto tiene un inversión de 2.000 millones de dólares.

“Ninguna otra tecnología comprobada de energía renovable es capaz de entregar este tipo de solución tan competitivo en cuanto a costos”, dijo Kevin Smith, gerente general de SolarReserve.