En Medio de la configuración de un nuevo marco regulatorio, los grandes jugadores difieren en la matriz energética adecuada para Brasil

Una vez se arregle y consensue el marco regulatorio de Brasil, surge otro problema de no fácil solución. La idea del nuevo marco debe tener no sólo un carácter de resolución para la situación actual a la falta de inversión en el sector, sino que debería sentar las bases para que la matriz energética se desarrolle en base a un plan previamente estudiado. En los últimos tiempos se ha comprobado que la falta de planificación sólo crea que las necesidades del país en materia enrgética queden seriamente desatendidas.

Empresas de gran relevancia en el sector tienen disparidad de criterios a la hora de dar su versión sobre la matriz enérgetica que debe perseguir el país. Por un lado, Luiz Pinguelli Rosa, presidente de Eletrobras, dijo durante su comparecencia en PowerGen América Latina, que el país debía fomentar el uso de las fuentes hidroeléctricas de energía al ser éste un recurso natural importante del país.

La utilización de este tipo de recursos, dijo, elimina la necesidad y el riesgo que conlleva depender de combustibles importados. Además, aseguró que el racionamiento no fue culpa de las hidroeléctricas, pues estas tenían una gran fuente de reservas y considera que la falta de energía fue debido a que la demanda creció más rápido que la oferta.

Por su parte, Xisto Vieira hijo, vicepresidente de asuntos regulatorios y planeamiento de El Paso Energy, dijo un poco lo contrario, y durante la misma conferencia enfatizó la necesidad de que el nuevo marco regulatorio promueva la generación térmica.

Sus argumentos son que cuesta lo mismo construir una larga central hidroeléctrica en el Amazonas que una central térmica cerca de los núcleos de consumo si se tienen en cuenta los costos de llevar la energía de un lugar remoto a las zonas de demanda.

Dijo que los precios pagados por las centrales térmicas por transporte son más elevados que el pagado por las hidroeléctricas a pesar de estar más cerca de las zonas de consumo y, por este motivo, los precios de transmisión deben ser ajustados en el nuevo modelo.

Ambos ejecutivos concordaron al decir que la energía térmica juega un papel importante en la matriz del país pero por motivos ligeramente diferentes. Para Pinguelli es la energía térmica debe ser un complemento a la hidroeléctrica. Para Vieria la hidroelectrica no deja de ser una fuente sumamente importante para cubrir las necesidades del país, pero la térmica debe tomar mayor protagonismo para evitar futuras crisis.

Lo que pareció evidente es que el primero desea ver más proyectos hidroelectricos y mayor inversión en la transmisión, ya que aseguró que hay capacidad suficiente pero no manera de llevarla a lugares donde se necesita. Incluso, explicó Pinguelli, que se podrían conectar líneas de transmisión con Argentina, ya que ese país pronto estará necesitado de energía “y a Eletrobras no le importaría vender su escedente ahí”.

Abogó por la integración latinoaméricana por ser un tema importante a promover debido a que las economías parecen sincronizarse evitando ciertos riesgos asociados a la compra venta de energía a nivel internacional.

Las disputas sobre la combinación en materia de generación no es la única discrepancia entre ambas compañías. Eletrobras y El Paso International de Brasil, mantuvieron un contencioso—ya resuelto, según Pinguelli— por el pago de un servicio prestado por una de las planta térmicas de El Paso a Eletronorte, filial de Eletrobras en el Amazonas. En enero de este año el contrato de venta de energía caducó y a falta de una renovación, El Paso siguió produciendo para la subsidiaría de Eletrobras pero sin cobrar por el servicio.

El Paso llegó a amenazar con apagar las máquinas si Eletrobras no liquidaba la deuda, mientras que el preisdente de Eletrobras fue citado por las agencias de noticias diciendo: “si ellos [El Paso] apagan, ocuparemos su planta y lo haremos por la fuerza si es necesario, porque esto es un asunto de seguirdad nacional”.

Por último, y tal vez sea este el punto más claro, está la utilización de ernergía renovable mediante pequeñas centrales hidoeléctricas, biomasa y eólica. El Ministerio de Minas y Energía (MME) pretende fomentar al máximo el uso de estas fuentes de enrgía para llevar la alectricidad a zonas remotas y para evitar el uso de combustibles importados.