Las autoridades brasileñas y argentinas han demandado a Bolivia unos 9.000 MW de energía eléctrica, casi siete veces más del consumo interno del país, y se espran reuniones para finalisar los acuerdos, según La Razón.

Las autoridades bolivianas han dicho a principio de octubre que “en un par de meses” se empezará a construir la primera línea de integración energética con Brasil y Argentina, para dejar de estar “enclaustrados energéticamente”.

El ministro boliviano de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, dijo: “La época más gloriosa de (Bolivia) es ésta:

inversiones millonarias, tenemos acuerdos de integrarnos energéticamente con Brasil, ellos tienen un interés de 8.000 MW; Argentina, aproximadamente 1.000 MW.”