Brasil vio las inversiones en energía renovables casi duplicarse el año pasado, gracias a proyectos hidroeléctricos, eólicos y de bioenergía, según los resultados de un nuevo informe.

La inversión en iniciativas brasileñas de energías y combustibles renovables creció a US$7.600 mil millones frente a los US$3.900 mil millones del año anterior, de acuerdo al informe 2015 Global Status de Renewable Energy Policy Network for the 21st Century (REN21).

La cifra se compara con un monto global de US$270.000mn, lo que representa un aumento respecto de los US$232.000mn del 2013, reporta Business News Americas.

La potencia sudamericana se ubicó en los 5 primeros lugares en términos de nueva inversión en la mitad de los 10 segmentos de energía renovable medidos el año pasado, agregó la nota.

Brasil se ubicó segundo en hidroelectricidad, cuarto en generación eólica, tercero en calentamiento de agua con energía solar, segundo en producción de biodiésel y segundo en producción de etanol.

El reporte agregó que la energía renovable siguió creciendo el año pasado gracias a la mayor demanda energética global, impulsada por los países en desarrollo y la baja de los precios del crudo.
El informe agregó: “Pese a un aumento en el uso de la energía, por primera vez en cuatro décadas, las emisiones globales de carbono asociadas se mantuvieron estables en 2014, en tanto que la economía mundial creció.”
“Mientras que las anteriores reducciones de emisiones se asociaron a la desaceleración de la economía global, la estabilización del carbono registrada en 2014 se ha atribuido a la mayor penetración de la energía renovable y mejoramiento de la eficiencia energética.”
La publicación ha planteado compromisos relativos al cambio climático en China, México, EE.UU. y la UE podrían “sentar las bases” para futuras inversiones en renovables.
El reporte ha sido publicado tan solo meses después que Brasil ha celebrado importantes subastas de renovables últimamente. Entre ellas se destaca la de 500 MW en proyectos solares, la primera que se celebra en el país.

Brasil tiene una gran dependencia de las centrales hidroeléctricas, lo que hace necesario diversificar la matriz energética, según la agencia de noticias Reuters. En particular, por las sequías que afectan al país.

Las últimas subastas de renovables suman 1.600 MW. Aparte de los proyectos solares, también se han adjudicado importantes planes eólicos, que suman una capacidad de 769,1 MW y deberán estar operativos a comienzos de 2017.

El reporte también sale a la luz luego del anuncio de varios proyectos eólicos en Brasil.

La Asociación Brasileña de la Energía Eólica (ABEeólica) ha anunciado recientemente que la inversión en proyectos eólicos en el país alcanzará los 14.782 millones de dólares en el periodo 2015-2018. Se espera que en esa fecha Brasil produzca más de 7.200 MW a través de esa fuente de energía.

Fuentes de ABEeólica precisaron a la agencia Efe que durante 2014 la inversión en centrales eólicas superará los 7.600 millones de dólares. Actualmente hay 202 parques eólicos funcionando en el país y otros 378 en construcción.

Los pronósticos de ABEeólica señalan que en 2020 haya más de 280.000 personas trabajando en el sector.

La entidad reguladora del mercado energético de Brasil también ha recientemente autorizado a la firma Usina Santo Angelo iniciar la operación comercial de una central a biomasa de 40 MW.

Seenews destaca que la planta se ubica en el estado de Minas Gerais y cuenta con dos unidades: una de 10 MW y otra de 30 MW. La planta funciona mediante la combustión del bagazo de caña de azúcar.

Aparte, Aneel autorizó a Alupar Investimento la realización de pruebas de la hidroeléctrica Ferreira Gomes, que alcanzará los 252 MW una vez finalizadas las obras.