14 de octubre 2010 – El gobierno de Bolivia está dispuesto a sacar partido de su potencial energético y planea la construcción de distintas centrales con las que producir la electricidad suficiente para el propio consumo del país y también para las exportaciones a sus vecinos.
 
Según AFP, Brasil, Perú y Chile serían los países que recibirían estas transmisiones de energía.
 
El vicepresidente boliviano, Álvaro García aseguró que Brasil demanda casi 4.000 MW anuales, con lo que se erige en el principal mercado al que dirigirse.
 
El gobierno boliviano pretende construir seis centrales, algunas hidroeléctricas y otras térmicas. A Brasil y Perú se le transmitiría electricidad a través de las hidroeléctricas, mientras que Chile recibiría la termoeléctrica.
 
El gobierno de Bolivia estima que la capacidad de generación de esos proyectos podría permitir que se triplicase la capacidad actual del país, que asciende a casi 3.300 MW.
 
Para más noticias de Latinoaméra.