Bolivia tiene el objetivo de exportar electricidad procedente de fuentes geotérmicas a partir de 2019. La central Campo Sol de Mañana, ubicada en el departamento de Potosí, hará posible esa meta.

El país andino se está convirtiendo en un importante productor de energía gracias a su riqueza en recursos naturales. En su visita a las instalaciones geotérmicas, el presidente boliviano, Evo Morales, destacó que “nos sobra” energía “porque tenemos pocos habitantes”, y que las exportaciones darán “nuevos ingresos al país”, indica el diario local ‘La Razón’.

La planta geotérmica se sitúa en una zona con gran número de géiseres.