La integración eléctrica entre Perú y Chile avanza gracias a dos posibles proyectos. Uno costaría 55 millones de dólares y se pondría en marcha en 2017. El otro, más ambicioso, alcanzaría los 725 millones y arrancaría en 2020.

El Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES) señala que sólo falta un acuerdo político entre ambos países, informa ‘Gestión’.

La opción más barata incluye una línea de 220 kV y 50 kilómetros de largo, que transmitiría unos 460 MW. La otra supondría dos líneas de 500 kV y otra de 220 kV, con las que podrían transportarse 1.000 MW.