Argentina y China han acordado la construcción de la cuarta y quinta centrales nucleares, con una inversión total de US$14.000 millones.

China estará a cargo de aportar el 85 por ciento de la inversión.

Las autoridades argentinas aseguraron que los contratos firmados con China constituyen un “hito histórico” debido a que cuentan con un financiamiento con la tasa de interés más baja obtenida por el país para este tipo de emprendimiento.

Tan solo una central significará un ahorro de US$1,500 millones en la compra de combustibles fósiles por año en Argentina, según fuentes oficiales.