Argentina ha declarado emergencia eléctrica porque el incremento de la demanda de energía ha puesto al sistema de distribución bajo más presión en las últimas semanas, según reportes de prensa.

Debido a las altas temperaturas, la demanda de electricidad alcanzó los 23,000 MW en el país cuando la potencia instalada máxima es de unos 26,000 MW.

La emergencia eléctrica ha sido declarada hasta diciembre del 2017 ante un deteriorado sistema de generación y distribución, dijo el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren.

Aunque no dio detalles, el funcionario no descartó cortes programados del servicio.