Apuesta todo a la hidroelectricidad

Por redacciàƒ³n Potencia

El que podràƒ­a ser mayor proyecto hidroeléctrico de Ecuador se encuentra en medio de un fuerte debate mientras el paàƒ­s se adentra en una reestructuraciàƒ³n de su mercado eléctrico

Ecuador cuenta con un mercado eléctrico con una capacidad efectiva instalada de unos 4.116 MW (la nominal es de 4.489 MW). Su matriz estàƒ¡ dividida casi milimetricamente entre centrales térmicas e hidràƒ¡ulicas. Las energàƒ­as renovables no convencionales como la eàƒ³lica o solar cuentan con una presencia meramente anecdàƒ³tica. En total, a finales de 2007, el paàƒ­s contaba con 207 centrales de generaciàƒ³n 88 de las cuales estàƒ¡n conectadas al Sistema Nacional Interconectado (SNI). Las restantes 119 centrales estàƒ¡n aisladas y pertenecen en su mayoràƒ­a a auto generadores de electricidad.

Click here to enlarge image

Ademàƒ¡s Ecuador cuenta con tres làƒ­neas que se interconectan con los mercados de Colombia (2) y Peràƒº, si bien esta àƒºltima làƒ­nea no fue utilizada para la importaciàƒ³n de electricidad durante 2007. Las làƒ­neas de transmisiàƒ³n con Colombia, Tulcvàƒ¡-Ipiales de 138 kV y Pomasqui-Jamondino de 230 kV, ofrecen a Ecuador una capacidad efectiva extra de 240 MW. De ser utilizada la làƒ­nea con Peràƒº, Machala-Zorritos, podràƒ­a aportar otros 110 MW de capacidad efectiva.

Las subestaciones y làƒ­neas de transmisiàƒ³n estàƒ¡n a cargo de la empresa Transelectric SA, empresa que maneja màƒ¡s de 3.000 kilàƒ³metros de làƒ­neas. Segàƒºn datos de Consejo Nacional de Electricidad (CONELEC), las pérdidas en el transporte de energàƒ­a eléctrica se situaron en 2007 en el 3,5 por ciento. Durante ese mismo aàƒ±o la empresa Transelectric facturàƒ³ 104 millones de dàƒ³lares, segàƒºn datos de la propia compaàƒ±àƒ­a.

El mercado cuenta con 20 empresas distribuidoras que sirvieron energàƒ­a eléctrica a 3,4 millones de clientes.

Sin embargo, esta estructura de mercado podràƒ­a ser modificada con una clara tendencia hacia un “monopolio” màƒ¡s saludable, pues toda la cadena del mercado eléctrico estaràƒ¡ en manos del Estado. La idea del actual Ejecutivo es que el sector eléctrico cuente con una sola empresa generadora, una transportadora que seràƒ­a la ya existente Transelectric, y una empresa distribuidora que seràƒ­a la suma de las 20 que ya operan en el paàƒ­s. Alecksey Mosquera, Ministro de Electricidad y Energàƒ­a, declaraba en una entrevista que esta simplificaciàƒ³n permitiràƒ¡ ahorrar en costos administrativos, y por lo tanto, fomentaràƒ¡ una reducciàƒ³n en los precios de la electricidad.

Por otro lado, es la intenciàƒ³n del gobierno promover un cambio sustancial en la composiciàƒ³n de la matriz eléctrica donde la generaciàƒ³n térmica pasaràƒ­a del 46 por ciento de cuota de mercado actual a quedar reducida a tan sàƒ³lo el ocho por ciento para 2020. Para ese aàƒ±o la hidroelectricidad deberàƒ­a ser el 86 por ciento de la generaciàƒ³n del paàƒ­s, situaciàƒ³n que en otros mercados se ha desestimado debido a la fragilidad y dependencia en las condiciones meteorolàƒ³gicas que pueden provocar serias crisis en el sector, como las sufridas en Chile y Brasil.

Hacia un mercado hidroeléctrico

Los planes para que la hidroelectricidad se convierta en el pilar principal de la generaciàƒ³n eléctrica en Ecuador ya se iniciaron en abril de este aàƒ±o cuando el Presidente Rafael Correa, junto con la mandataria de Argentina, Cristina Kirchner, ponàƒ­an la primera piedra de lo que seràƒ¡ la futura central Coca Codo Sinclair. Esta central contaràƒ¡ con una capacidad de 1.500 MW de capacidad instalada y pasaràƒ¡ a ser la mayor central eléctrica del paàƒ­s.

El àƒ¡rea del proyecto estàƒ¡ constituida por la cuenca del ràƒ­o Coca hasta el sitio Salado (sitio de presa), que cubre una superficie de 3.600 kilàƒ³metros cuadros. El esquema de captaciàƒ³n es a filo de agua, disminuyendo el impacto ambiental. El caudal seràƒ¡ conducido mediante un tàƒºnel de 25 kilàƒ³metros de longitud que conduciràƒ¡ el agua a la casa de màƒ¡quinas subterràƒ¡nea, equipada con 10 turbinas de generaciàƒ³n, ubicada en el sitio Codo Sinclair para, luego, ser restituida al ràƒ­o Coca.

El proyecto es un trabajo conjunto entre Argentina y Ecuador. Para llevar a cabo el proyecto se formalizàƒ³ en febrero de este aàƒ±o la creaciàƒ³n de la empresa Hidro Coca Codo Sinclair SA. Esta sociedad estàƒ¡ integrada por las estatales ENARSA, Energàƒ­a Argentina S.A., empresa pàƒºblica, dependiente del Ministerio de Planificaciàƒ³n Federal de Inversiàƒ³n Pàƒºblica de Argentina y Termopichincha de Ecuador.

Durante la ceremonia de establecimiento de la sociedad, Correa declaràƒ³ que el proyecto era prioritario para el mercado ya que aporta beneficios sustanciales al paàƒ­s. Entre dichos beneficios se encuentran el ahorro de 1.360 millones de dàƒ³lares anuales como sustituciàƒ³n de barriles de petràƒ³leo asàƒ­ como los ingresos por la exportaciàƒ³n de petràƒ³leo ecuatoriano que ya no seràƒ­a utilizado para la generaciàƒ³n interna de electricidad. Por àƒºltimo, esta central no sàƒ³lo permitiràƒ­a reducir”o eliminar”las exportaciones de electricidad desde Colombia, sino que permitiràƒ­a la exportaciàƒ³n.

La construcciàƒ³n de este proyecto lleva ya tiempo sobre el tapete. Los primeros estudios de factibilidad del proyecto se realizaron en 1990 y 1992 con la intenciàƒ³n de construir una central que tendràƒ­a una capacidad de 859 MW. Debido a los retrasos en su construcciàƒ³n, CONELEC estimàƒ³ oportuno doblar la capacidad del proyecto para adecuarlo a las necesidades actuales de mercado.

La inversiàƒ³n estimada para realizar el proyecto se cifràƒ³ en el orden de los 1.600 millones de dàƒ³lares, de los cuales 1.113 millones son aportados por el gobierno de Ecuador y 477 millones por el de Argentina. Sin embargo, estas previsiones fueron realizadas hace ya unos meses, y desde entonces ha habido anuncios que parecen confirmar que la cifra màƒ¡s certera para calcular la inversiàƒ³n en el proyecto seràƒ­a en estos momentos de 2.000 millones de dàƒ³lares.

Segàƒºn CONELEC, Coca Codo Sinclair deberàƒ­a aportar entre el 44 y 62 por ciento de la demanda de energàƒ­a y potencia respectivamente para 2013. Durante su construcciàƒ³n el proyecto seràƒ­a responsable de la creaciàƒ³n de 4.000 empleos directos y 15.000 indirectos.

Controversia

El proyecto no estàƒ¡ exento de controversia en el mercado ecuatoriano, donde algunos cràƒ­ticos del proyecto dicen que ENARSA ha sido elegida a “dedo” para colaborar y que los estudios de factibilidad deberàƒ­an actualizarse debido a que se realizaron hace 16 aàƒ±os. Ademàƒ¡s, los cràƒ­ticos apuntan al incremento en el precio del proyecto a medida que va pasando los meses. Las cràƒ­ticas pues apuntan a que un proyecto de la prioridad de Coca Codo Sinclair no deberàƒ­a tener ningàƒºn cabo suelto antes de iniciar su ejecuciàƒ³n mostrando estudios de factibilidad claramente actualizados y un monto de inversiàƒ³n lo màƒ¡s exacto posible.

El precio, que ha pasado de 1.600 millones a 2.000 millones en pocos meses, se justifica desde el Ministerio como consecuencia de la devaluaciàƒ³n del dàƒ³lar frente al euro”ya que los equipos son de fabricaciàƒ³n europea”, y a los precios de los insumos derivados del petràƒ³leo.

CONELEC, por su parte, asegura que si bien los estudios fueron hechos hace aàƒ±os sàƒ­ estàƒ¡n actualizados.

Asàƒ­ pues, Ecuador espera iniciar la construcciàƒ³n del que podràƒ­a ser proyecto eléctrico màƒ¡s importante en los pràƒ³ximos aàƒ±os y que le debe acercar a su ideal de auto dependencia energética mediante la utilizaciàƒ³n de recursos propios para la generaciàƒ³n de electricidad. Las dudas sobre el proyecto y la controversia pueden aumentar si para principios de 2009 no se inicia formalmente su construcciàƒ³n.

Nuevo proyectos térmicos

A pesar de que la apuesta generalizada del gobierno es la hidroelectricidad, el mercado ecuatoriano seguiràƒ¡ viendo la entrada de centrales térmicas de forma puntual. Esto sucede debido a que a medida que se deben retirar viejas centrales y se da paso a las nuevas hidroeléctricas, se quiere asegurar la disponibilidad de energàƒ­a eléctrica durante esta transiciàƒ³n donde ademàƒ¡s centrales térmicas antiguas deben de ser retiradas del mercado y dar paso a nuevas centrales térmicas de siguiente generaciàƒ³n, màƒ¡s eficientes y con menores costos eléctricos.

De ahàƒ­ que las nuevas centrales térmicas que puedan llegar a entrar a operar en este mercado utilicen a gas natural o residuos del petràƒ³leo.

Una de estas posibles centrales térmicas es la presentada por el Fondo de Solidaridad a CONELEC solicitando la concesiàƒ³n para la construcciàƒ³n de una central térmica de 144 MW.

Esta central en Esmeralda vendràƒ­a a sustituir a la existente Termoesmeralda de 130 MW que debe ser retirada del parque de generaciàƒ³n ya que lleva operando 27 aàƒ±os. La nueva central utilizaràƒ¡ residuos del petràƒ³leo de la misma refineràƒ­a de Esmeralda y abasteceràƒ¡ a las localidades al norte del paàƒ­s.

Esta central térmica, ademàƒ¡s se considera necesaria para complementar la generaciàƒ³n hidroeléctrica, especialmente en la época de estiaje donde una escasez de lluvias podràƒ­a comprometer a las hidroeléctricas y por ende el abastecimiento.

No posts to display