La grave sequía que afectó recientemente a Brasil ha empujado al gobierno a importar electricidad a sus vecinos Argentina y Uruguay. Así se pretenden evitar los casos de racionamiento energético.

Las últimas lluvias, aunque copiosas, no han logrado recuperar los niveles de los embalses, lo que implica una mayor dependencia de las termoeléctricas.

BN Americas explica que las compras se efectuarán mediante contratos semanales hasta el próximo 31 de diciembre.

Las importaciones a Argentina se entregarán a la petrolera estatal brasileña Petrobras, mientras que las adquisiciones a Uruguay irán a la eléctrica Eletrobras, que se ocuparán de su gestión.

Map of Brazilian states affected by drought (in red). Image credit: Felipe Menegaz/Wikimedia Commons