Por un corresponsal de Potencia

2 de mayo 2014 – Desde que Brasil fue elegido sede del Mundial de fútbol de 2014, el país suramericano se convirtió en uno de los destinos más interesantes para las inversiones extranjeras. Especialmente en lo relativo a la energía eléctrica, pues un acontecimiento de esas dimensiones exige disponer de las centrales y líneas de transmisión suficientes para garantizar el tendido eléctrico.

Si a la organización del Campeonato del Mundo se une la de los Juegos Olímpicos sólo dos años más tarde, queda claro que Brasil es el lugar idóneo para invertir en energía.

A poco más de un mes para el pitido inicial de la principal cita deportiva del año, es buen momento para analizar las inversiones realizadas. El Mundial de Brasil será sin duda uno de los eventos de alcance internacional con mayor concienciación acerca de las energías limpias.

No podía ser de otra manera, dadas las excelentes condiciones que el gigante suramericano presenta para la generación de electricidad por medio de fuentes renovables. Desde hace varios años, Brasil ha puesto en marcha importantes proyectos hidroeléctricos, eólicos, solares, biomasa y otros que harán al Mundial 2014 el más verde de todos los celebrados hasta ahora.

La publicación China Daily USA subraya el papel de la firma Yingli Solar, la única empresa china que figura entre los patrocinadores del Mundial. Asimismo, será la única compañía de energías renovables con esa condición de sponsor mundialista.

Yingli es el principal productor de paneles solares a escala global. La empresa, que cuenta con representación en Sao Paulo desde 2011, está utilizando la Copa del Mundo como plataforma para su expansión a otros países de América Latina.

Entre otras actividades de Yingli de cara al Mundial destaca el suministro de 1 MW de placas solares al Grupo Neoenergia, una de las principales firmas energéticas brasileñas. Los paneles de Yingli se utilizarán para generar energía en el Arena de Pernambuco, un estadio que acogerá cinco partidos del campeonato.

El crecimiento de Yingli en Brasil está asegurado tras el acuerdo de asociación firmado hace un año con Renova Energia, uno de los principales productores eólicos del país. Los chinos son conscientes de la importancia de crear lazos con empresas locales, pues son éstas quienes les pueden dar una visión más acertada sobre las necesidades de los clientes.

La revista ecológica Paperblog destaca la apuesta por las renovables realizada por la organización del Mundial, y como ejemplo cita el Estadio Nacional de Brasilia, el primero del mundo en obtener el certificado LEED Platinum de eficiencia energética. Este título supone la más alta calificación en construcción sostenible y ahorro de energía.

El estadio de la capital brasileña se convertirá en la instalación de energía solar más grande del país, pues puede producir electricidad suficiente para suministrar a 1.000 hogares. Asimismo, sus instalaciones cuentan con iluminación LED y sensores de luz, lo que permite un alto ahorro energético.

La compañía alemana Siemens participa en el estadio nacional – llamado Mané Garrincha en honor a uno de los mejores futbolistas brasileños de la historia y capaz de albergar a 70.000 espectadores – proporcionándole tecnología de automatización de edificios, lo que permite controlar el consumo de agua y energía, así como del aire acondicionado.

Sin embargo, existe cierta preocupación a la hora de garantizar la seguridad del suministro eléctrico en el Mundial.

Pese a su clara apuesta por las renovables no convencionales, Brasil basa la mayor parte de su producción eléctrica en las centrales hidráulicas. En los últimos meses varias sequías han afectado al país y se teme que ello pueda perjudicar al rendimiento de las plantas hidráulicas una vez haya arrancado el campeonato del mundo.

Por ese motivo, el gobierno está realizando compras de gas natural licuado (GNL) que permitan hacer frente a posibles problemas de abastecimiento.

El diario chileno La Tercera indica que para evitar apagones, la compañía energética estatal Petróleo Brasileiro está adquiriendo en masa GNL que permita funcionar a las centrales eléctricas a gas a su máxima capacidad. De esa forma, se preservarían las reservas de agua de los embalses y se garantizaría que el balón circule sin sobresaltos durante el Mundial 2014.

Para más noticias de Latinoamérica.