Por redacción de Potencia
 
Septiembre 2010 – El director regional de ventas para América Latina de la compañía informática Microsoft, Alex Lima, declaró recientemente a Business News Americas que el futuro de las redes eléctricas en los países latinoamericanos estará vinculado a los sistemas inteligentes, es decir, el control de las líneas eléctricas a través de sistemas dirigidos por ordenadores.
 
En palabras de Alex Lima, las redes inteligentes aplicadas a la electricidad tienen implicaciones en el ámbito de la política, el sistema social, los aspectos técnicos y la economía. Entre los beneficios de los sistemas inteligentes se encuentran, principalmente, los siguientes: una mayor eficiencia energética, la capacidad de efectuar un monitoreo del sistema eléctrico, el control de las actividades fraudulentas y una capacidad para incrementar las ventas de energía eléctrica.
 
La compañía estadounidense Silver Spring Networks, que dedica su actividad profesional a la implantación de redes eléctricas inteligentes, ha anunciado en las últimas fechas su intención de abrir en el estado brasileño de São Paulo la que será su primera oficina en un país de América Latina. Esta empresa se encontrará en su carrera por el control del mercado norteamericano con una competidora de su misma nacionalidad, Conectisys, la cual ha vendido a la empresa española Gas Natural Fenosa tecnología para aplicar a redes inteligentes. Gas Natural Fenosa empleará estos adelantos para distribuir energía eléctrica en América Central, concretamente en Nicaragua.
 
Según un artículo del diario colombiano ‘Vanguardia’, la carrera por la instalación de sistemas inteligentes para controlar las redes eléctricas en el continente americano comenzó en San Mateo (California, Estados Unidos), lugar donde se celebró la Conferencia Green Beat, cuyo fin consistió en aportar ideas y proyectos que contribuyesen a mejorar y modernizar el tendido eléctrico norteamericano.
 
En esa conferencia intervino el ex vicepresidente norteamericano Al Gore, conocido en todo el mundo por su labor como defensor de las energías limpias y su lucha contra el cambio climático. Gore, Premio Nobel de la Paz en 2007, realizó entonces una declaración lapidaria, al asegurar que la instalación de sistemas inteligentes para dirigir las redes eléctricas supondría toda una revolución, con una repercusión tan importante como la que tuvo la aparición de Internet en la década de los 90.
 
‘Vanguardia’ relata como uno de los primeros países en seguir los primeros pasos dados en Estados Unidos respecto a la implementación de sistemas inteligentes fue Colombia. A finales de 2009 se celebró en ese país sudamericano –del que cabe destacar que la mayor parte de su producción de energía eléctrica se debe a energías limpias, especialmente la procedente de centrales hidroeléctricas- una Feria Internacional del Sector Eléctrico entre cuyos contenidos centrales se trató la instalación de redes eléctricas inteligentes como clave para el futuro de la distribución de esta fuente energética.
 
El aumento de la población en América Latina es una realidad incuestionable, aunque sea cierto que el ritmo del crecimiento demográfico ha logrado controlarse. Tal aumento de la población traerá consigo un importante incremento de la demanda de electricidad. Para poder atenderlo, será vital la implementación de redes eléctricas inteligentes.
 
Aparte de la mencionada Microsoft, otro líder mundial en informática, Google, ha insertado en el mercado sistemas que permiten registrar, analizar y mostrar los números de la actividad eléctrica, ya sea en edificios de empresa o en domicilios particulares. Así, un usuario privado puede conocer de forma inmediata cuáles son los datos relativos a su consumo eléctrico, aparte de recibir informes con estadísticas generales y poder consultar qué hacer para ahorrar energía. Algunos de estos sistemas los introdujo la empresa Power Meter.
 
‘Vanguardia’ hace hincapié en que el hecho de hallar nuevas fuentes de energía, y que se trate de energías limpias, quedará en papel mojado si no se da con la solución para poder almacenar la potencia y poder distribuirla de modo eficaz. Es aquí donde entra el juego el papel de las redes inteligentes.
 
En algunos países de América del Sur, como Venezuela, son frecuentes los cortes en el suministro eléctrico. Este problema podría resolverse en breve con la instalación de redes eléctricas inteligentes.
 
El hallazgo de recursos naturales para producir electricidad no garantiza la correcta distribución de la misma. Por ello, es vital que en los próximos años se sienten las bases para la instalación de redes eléctricas inteligentes.